sábado, 11 de diciembre de 2004

COMO OCURRE CON EL ALMA...


"Como ocurre con el alma de los difuntos en ciertas leyendas populares, cada hora de nuestra vida, tan pronto muerta, se encarna y se oculta en un objeto material. Allí permanece cautiva, eternamente cautiva, a no ser que nos topemos con el objeto. A través de él la reconocemos, la llamamos y queda liberada. El objeto en que se oculta -o la sensación ya que todo objeto con respecto a nosotros es sensación- podemos muy bien no tropezárnoslo nunca. De ahí que haya horas de nuestra vida que jamás resucitarán..."
Marcel Proust.

1 comentario:

El pez dijo...

Familia y arte, qué gustazo.