lunes, 20 de diciembre de 2004

EL MIRMECORLEÓN

El zoológico adquirió hace poco un mirmecorleón. Las personas suelen aglomerarse ante la jaula, observándolo detenidamente: con la parte delantera de león y la trasera de hormiga, más que terrible es cómico. El público se divierte cuando el ser fantástico quiere realizar a un tiempo las tareas naturales de sus padres: la trasera desea trabajar sin descanso mientras que la delantera insiste en atragantarse de carne cruda. En su intento por reaccionar individualmente, la bestia se desespera, ruge, se agita, sufre convulsiones, pero la división nunca llega y triunfa del todo, para nada más ser mirmecorleón.


Avilés Fabila, René: Autor.
Bestiario de seres prodigiosos.
Ediciones Eneida,2001.

2 comentarios:

El pez dijo...

Este nicho está muy vivo, se parece al cementerio de Mecano. Eres un mirmecorleón, pero tirando a cronopio.

Nicho dijo...

Collons.