jueves, 16 de diciembre de 2004

JULIO CERÓN NÚMERO TRES

EL MUSEO DEBE SER GRATUITO PARA LOS ESTUDIANTES Y LOS EXTRANJEROS.

Los viejos también, las señoras de edad.
Para los extranjeros porque ya era bochorno coincidir con ellos en la entrada y que les obligaran a pagar, huéspedes atentos, gente sonriente que se molesta en venir a ver nuestras riquezas de arte, etcétera.
Para los estudiantes porque de los dieciocho a los veinticinco años es la edad sacrificada de ensilar lecturas, imágenes y viajes con objeto de nunca más luego.
Para los escolares, no. Es una mala acción llevarles en autobús de clase al colegio, asquearles de pintura para los restos, moda reciente, fomentada por la entrada gratuita, que viene a sumarse a la ancestral perversidad de enseñarles librescamente los libros y las obras, y en vano escribió contra la escuela frases definitivas Montaigne si, siglos antes que él, uno de los nuestros, Séneca, había proclamado ya, en vano, que "non discimus vitae, se scholae": el móvil y ambición de la escuela es preparar a los de tercero para que puedan pasar a cuarto, a los de cuarto para quinto.

No hay comentarios: