domingo, 6 de febrero de 2005

AUTOPSIA, de Francisco Álvarez Velasco

Alguien le abrió los ojos,
y en su interior había:
luces de amanecer, lentos trenes del alba,
un árbol con su sombra,
la hojarasca de otoño,
un rostro ante el espejo,
la escarcha en los cristales,
unos labios abriéndose,
otros ojos mirando…

(La hiedra de silencio, Madrid, Cuadernos de Cántiga, 1993)

No hay comentarios: