martes, 8 de marzo de 2005

JULIO CERÓN NÚMERO ONCE

A LA PRÓXIMA SECRETARIA QUE TE ESPETE EL INSULTANTE "NO ESTÁ, PERO DÉJEME SU NÚMERO Y LE LLAMAREMOS", SUÉLTELE UN ESPLÉNDIDO "NO PUEDO, ESTOY EN EL HOSPITAL Y TELEFONEO A ESCONDIDAS DE LA ENFERMERA"

Es el arma absoluta. Les/las va a desesperar. (Como cuando aquella contraofensiva que acabó con el "está reunido", antecesor del "déjeme su número": una secretaria por ti alquilada telefoneando inmediatamente a las esposas "quiero que sepa que su marido está reunido").

No hay comentarios: