viernes, 15 de julio de 2005

EL SUEÑO DE MELANIA

Yo iba por la nieve, creo, en un carro arrastrado por caballos. La luz era ya sólo un punto; me parecía que se acababa. La tierra se había salido de la órbita y nos alejábamos más y más del sol. Pensé: es la vida que se apaga. Cuando desperté, mi cuerpo estaba helado. Pero hallé consuelo porque un piadoso cuidaba de mi cadáver.

GASTÓN PADILLA. Memorias de un prescindible. 1974

No hay comentarios: