jueves, 14 de julio de 2005

OCTUBRE

Se perfecciona la redondez del mundo. Los árboles son violines cuya música es el azul del cielo. El bosque juega con mi hijo como un tigre verde con un jilguero. Somos el interior de una lentísima manzana cayendo silenciosamente en el tiempo.
Francisco Umbral. Mortal y rosa. 1975.

1 comentario:

El pez dijo...

Ya sabes que para mí Umbral, y en concreto este diario, están en la cumbre.

Plataforma Nobel para Umbral YA!