domingo, 24 de julio de 2005

PRÓLOGO INÚTIL, de Óscar Orellana

Polvo viviente buscamos en vano.
Cada segundo nos exige un ¿por qué? que no tenemos. Nos queda entonces : Reir sin dientes, hacer cualquier cosa. Como huérfanos que el tiempo desfigura.
Apenas polvo que ningún aire reclama.

2 comentarios:

oscar orellana dijo...

Ya te lohabía anunciado. Solo comento este post para romper la perfecta curvatura del O, (y eso que muchas curvaturas sí las aprecio).

El pez dijo...

Hay que ver lo que nos cuesta soportar la tentación de un hermoso 0. El prólogo es excelente, y si a veces no atravesamos todos los ceros con unos es por mera represión, sexual para más INRI.