viernes, 15 de julio de 2005

RAFAEL ALBERTI dedicó a EL BOSCO, en 1948, este poema:

El diablo liebre,
tiebre,
no tiebre,
sipilipitiebre,
y en comitiva,
chiva,
estiva,
sipilipitriva,
cala,
empala,
desala,
traspala,
apuñala,
con su lavativa.

1 comentario:

El pez dijo...

¡ay, cómo nos gustan las aliteraciones!