lunes, 29 de agosto de 2005

AXILA

Javier Marías, en la primera parte de TU ROSTRO MAÑANA (Fiebre y lanza), por la página 332 de la primera edición, nos ilustra sobre esta parte de cuerpo femenino (los hombres no tienen axilas, o no deberían: los hombres, si acaso, tienen sobacos/xobacox). Sabemos que es verano, o que hace o va a hacer buen tiempo, porque empezamos a ver axilas de mujeres por doquier. Aunque siempre se pueden ver con otros calores, en otras situaciones, si se tiene suerte.
Dice
: “Y en esa postura no sólo no cubría su desnudez (no lo hizo, ni como acto reflejo), sino que al mantener el brazo en alto me permitió contemplar su axila, y cuando una mujer desnuda permite ver eso, y descubre una o ambas, es como si ofreciera un suplemento de desnudez con ello. Era una axila desde luego limpia y tersa y recién lavada según deduje, y por supuesto afeitada, sin el matojo de espanto que algunas mujeres se empeñan en conservar hoy en día como extraña señal de protesta contra el gusto tradicional de los hombres, o de la mayoría”.

Una axila de una mujer estupenda bien se merece un haiku:

axila blanca
esplendor del deseo
luna de carne

2 comentarios:

Bardamu dijo...

Misterio del pliegue,
sombra del sueño
donde el invierno calla.

Nicho dijo...

Bardamu, le veo que sigue con el gran Celan: la sombra, el sueño, el misterio, el invierno.
Gracias.