lunes, 19 de septiembre de 2005

EL CANON

Entrevista al aguafiestas con motivo de su libro GENIUS, que aparece en español. Verbigracia:
PREGUNTA. Usted habla de genio y rastrea el concepto hasta la antigüedad, pero parece que está más cerca de la idea romántica de que la inspiración es superior al aprendizaje. Los genios ¿nacen o se hacen?
RESPUESTA. Probablemente estoy más cercano a la idea de que nacen. La semana pasada estaba enseñando en clase una de las obras tempranas de Shakespeare, la Comedia de los errores, y al final de la comedia, cuando el duque de Éfeso tiene delante a las dos parejas de hermanos gemelos, a Antífolo de Siracusa y a Antífolo de Éfeso, y también a los dos Dromios, dice: "Uno de estos hombres es el Genio del otro. Ahora bien, ¿cuál es la carne y cuál el espíritu? ¿Quién los discernirá?". Sospecho que es así. No es fácil distinguir el genio.
------------------------
... "Viendo este panorama, ya no en su tierra sino por todas partes, Bloom se ha refugiado en el clamor del aguafiestas, cargado en este libro, Genius -que, por cierto, es voz singular en lengua inglesa, por lo que no acaba de entenderse que la edición española se llame Genios-, de más razón que nunca: no merece la pena perder el tiempo promocionando y hablando de esos escritores cuyos libros se convertirán en polvo con la misma rapidez que sus despojos; es mejor recordar a la sociedad lectora (que, al fin y al cabo, siendo ya tan escasa, vuelve a ser muy exigente) que Cervantes y Shakespeare, Kafka y Marcel Proust, Melville y las Brönte, Freud y Thomas Mann, Homero y Carpentier, Flaubert y Borges, Balzac y Dickens, Virginia Woolf y Joyce, y algunos más, poseen un valor seguro y son portadores de una lección que perdurará más allá del último lector del mundo provisto de inteligencia y de decoro."
Jordi Llovet es catedrático de Teoría de la Literatura de la Universidad de Barcelona.

3 comentarios:

El pez dijo...

¿qué habría pensado de mí?

Es la pregutna que parece sugerirnos Mr. Bloom. Viendo sus planteamientos iniciales, siempre he deseado que los genios nazcan, porque como tenga que esperar a hacerme y por el camino que voy...

Estupor dijo...

Me tranquiliza mucho tu reflexion Pez: menos mal que como los genios nacen, ya no hay razon para intentar ser uno de ellos, y puedo respirar, libre, en mi museo.

Rain dijo...

De todos modos leo a los que no están en el canon del cual Harold Bloom ha escrito.
Él lme resulta valiente, iconoclasta a su manera. Cuando desdeña a Foucault, no dejo por ello de valorarlo.

Su crítica a las religiones y a Bush, desde una visión de lector y crítico, la siento rotundamente certera.
Cuando habla de los clásico, es apasionante.

Salutes Nicho.