jueves, 22 de septiembre de 2005

EL NIÑO CRONOFÓBICO

"Conozco, sin embargo, a un niño cronofóbico que experimentó algo muy parecido al pánico cuando vio por primera vez unas películas familiares rodadas unas pocas semanas antes de su nacimiento. Contempló un mundo prácticamente inalterado -la misma casa, la misma gente-, pero comprendió que él no existía allí, y que nadie lloraba su ausencia. Tuvo una fugaz visión de su madre saludando con la mano desde una ventana de arriba, y aquel ademán nuevo le perturbó, como si fuese una misteriosa despedida. Pero lo que más le asustó fue la imagen de un cochecito nuevo, plantado en pleno porche, y con el mismo aire de respetabilidad y entrometimiento que un ataúd; hasta el cochecito estaba vacío, como si, en el curso inverso de los acontecimientos, sus mismísimos huesos se hubieran desintegrado".
Vladimir Nabokov, en HABLA, MEMORIA.

4 comentarios:

El pez dijo...

Acabo de sufrir un flechazo tremendo de orgullo y satisfación (parezco ya JuanCar I con eso de "me llena de orgullo y satisfación"). Leyendo esta referencia sobre Nabokov recomendada por El Nicho (gracias de nuevo)... lean, lean:

Nabokov se sentía orgulloso de su abuelo materno, magistrado y filántropo, y de su pintoresca tía Praskovia, doctora en Medicina y autora de obras de psiquiatría, antropología y política social. Era una mujer erudita que llegó a tratar a Antón Chéjov, aunque en una ocasión irritó muchísimo al famoso autor de Tío Vanya, al parecer, por llevarle la contraria en una discusión sobre Medicina. Según Nabokov, las últimas palabras que dijo la visionaria tía Praskovia en su lecho de muerte fueron: "Qué interesante. Ahora lo entiendo. Todo es agua"

Pues eso, un tremendo flechazo, la frase de la tita praskovia en su agonía me recuerda a un haiku de este humilde pececito que gustó en su día. Aquí queda la prueba, y aquí el haiku.

Silencio y fin
desesperadamente
mi cuerpo es agua

... me voy a la cama. ¡Qué fuerrrrrte!

Nicho dijo...

La verdad es que es muy fuerrrrrte.

El pez dijo...

un par de preguntas:
1- ¿a la Kaperucita le cerraron el blog?
2- ¿y el link que tenías del hombre que se intoxicó comiendo diccionarios?

Nicho dijo...

Sopecho que Kaperucita está renovando su blog. De todas formas el dibujo que sale es simpático.
Sobre el otro, el intoxicado léxico, ya decía yo, con ese reconcome que te entra cuando sales de viaje con un maletón enorme, se me olvida algo (las pastillas, las gafas, los tapones para dormir), aquí falta algo, pero todo de forma muy inconsciente. Espero que no sea un síntoma de algo peor. Si algún día desaparezco es que le he dado a SUPRIMIR LA PÁGINA en vez de a GUARDAR LOS CAMBIOS, (todos tenemos derecho a un ataque de cordura).