martes, 13 de septiembre de 2005

XXXIII, SOBRE HÉROES Y TUMBAS, de Ernesto Sábato

En el Doke Libertario hemos estado enredados con Ernesto Sábato, fijándonos en su personalidad social y política. Había consenso sobre su calidad literaria. Por eso, un párrafo suyo no vendría nada mal. Ahí va:
Tropezando en aquella penumbra busqué una salida cualquiera. Abrí una puerta y me encontré en otra habitación más oscura que la anterior, donde nuevamente me llevé por delante, en mi desesperación, mesas y sillas. Tanteando en las paredes, busqué otra puerta, la abrí y una nueva oscuridad, pero más intensa que la anterior, me recibió.
Recuerdo que en medio de mi caos pensé: "estoy perdido". Y como si hubiese gastado el resto de mis energías me dejé caer, sin esperanzas: seguramente estaba atrapado en una laberíntica construcción de donde jamás saldría. Así habré permanecido algunos minutos, jadeando y sudando. "No debo perder mi lucidez", pensé. Traté de aclarar mis ideas y recién entonces recordé que llevaba un encendedor. Lo encendí y verifiqué que aquel cuarto estaba vacío y que tenía otra puerta, fui hasta ella y la abrí: daba a un pasillo cuyo fin no se alcanzaba a distinguir. Pero ¿qué podía hacer sino lanzarme por aquella única posibilidad que me quedaba? Además, un poco de reflexión me bastó para comprender que mi idea anterior de estar perdido en un laberinto tenía que ser errónea, ya que la Secta en cualquier caso no me condenaría a una muerte tan confortable.
Fui avanzando, pues, por el pasadizo. Con ansiedad, pero con lentitud, pues la luz de mi encendedor era precaria y por lo demás sólo la usaba de tanto en tanto, para no agotar el combustible prematuramente.
Al cabo de unos treinta pasos, el pasadizo desembocaba en una escalera descendente, parecida a la que me había conducido del departamento inicial al sótano, es decir, entubada. Seguramente pasaba a través de los departamentos o casas hacia los sótanos y subterráneos de Buenos Aires. Después de unos diez metros, la escalera dejaba de estar entubada y pasaba por grandes espacios abiertos pero completamente a oscuras, que podían ser sótanos o depósitos, aunque a la débil luz de mi encendedor me era imposible ver muy lejos.

11 comentarios:

El pez dijo...

Correcto ese enredo con Bardamu. Lo empecé a leer en el gimnasio el pasado sábado en la minúscula zarzamora y no pude terminar. Como prácticamente no he podido conectarme hasta hoy, comentaré en Doke Libertario mis opiniones.

Resaltar nada más una dura frase del post:

"De hecho, Don Ernesto no nos ha entregado nada respetable para leer en los últimos cuarenta años".

Tremendo.

Bardamu dijo...

Así son nuestros devaneos.
Porque no somos héroes.
Porque no tenemos tumbas.
O carecemos de nombres para ellas.
¿Informaremos desde un túnel,
exterminándonos ciegamente?
Confrontaré fechas. Varias décadas desde Sobre Héroes y Tumbas, El Tunel, Informe sobre ciegos, quizás Abbadon.
Después... ya hemos visto el después.
Gracias porque los enredos siempre son a favor de la palabra.
Saludos

Vaquero/Estrella-Porno-en-Decadencia dijo...

Siento discrepar en torno a "Sobre Heroes y Tumbas de Sabato" ( De no estar discrepando, discrepo también de eso)

El texto en cuestión lo leí hace algunos años mientras oficiaba de aburrido vendedor en una tienda. Quizá eso influyera
en que su lectura me resultara tan tediosa. Como no pienso abrir el libro otra vez escribo con mucho ánimo de equivocarme:

1.La narración estaba dividida en dos historias.
2. Al inicio se menciona una cronica policial. ¿El incendio de una casa con alguien en su interior?. ¿El padre de alguien? Al parecer se insinua algo incestuoso - Eso sí llamó mi atención-
3. Una organización confabulada de ciegos para dominar el mundo. (La idea más orginal del relato)
4. De ahí todo en descenso con un final.¿?... Con un final que no recuerdo pero sé que me defraudó.

Ultimamente han aparecido muchos artículos que intentan presentar a Sabato como un escritor sobrevalorado. Considerando que solo he leido uno de sus libros no intentaré tomar posición alguna aunque la idea tienta.

p.s. Nicho ya está arregaldo lo de Tumba Prematura.
¿ Cuál es el orgen de esa extraña fascinación tuya por las tumbas?

"Están mejor los nichos
porque cuestan más baratos
y no hay casi bichos "

jOSÉ mARÍA cANO

Nicho dijo...

Discrepa y no lo sientas. Por mi parte estoy diciendo que es un gran escritor, pero no que sea un genio. Claro que no es Nabokov, de eso no se trata. Si una novela tiene dos o tres momentos buenos, ya es mucho. Yo recomiendo todas las novelas que termino. Comprenderás que recomiendo pocas. Si has terminado la de Sábato, algo tendría, porque no te veo de masoca.
Yo tampoco me acuerdo del final, la leí hace diez años. Me pasa igual con las películas. Así luego, si algún día estás aburrido, nunca se sabe, pues a releerla. (Aquí empezarías a dar síntomas de masoca).

Sobre lo de mi "fascinación" por los "nichos", pues no lo sé, es algo literario. Nicho significa tumba (TUMBADO), y hueco, y cavidad, y "cuevatura". Las metáforas salen solas. Como me encanta Proust, y éste escribía en la cama, me lo imagino retirado del tiempo, tumbado en una cama colocada en un hueco hecho en una pared, leyendo y escribiendo (y atendido por una multitud de enfermeras revestidas -poco- como esas mujeres apelotonadas que fotografía/pinta/imagina el amigo Pierre).

V/P dijo...

Muchas Gracias.
Siento haberlo sentido

Tienes razón con eso de ... que si la terminé significa algo. Sin embargo admito haber terminado otras cosas que no han significado mucho.

Pregunta: ¿ Viste la versión de el tiempo recobrado de Raul/Raoul Ruiz?

Comentarios: Me compré hace algunos días Cartas de Marcel Proust a su Madre. Aunque debierr llamarse Cartas de la Mamá Proust a su hijo.
Es un personaje muy interesante el señorito Proust.

Nicho dijo...

Sólo he visto "Un amor de Swann", donde salía Ornella Mutti (Odette), Jeremy Irons (Swann), Alain Delon (barón de Charlus/Conde Robert de Montesquieu).
Y hablando de finales, en el libro en español, en la versión de Pedro Salinas, tenemos un final sublime, que copio: (Se diece para sí Swann):
"¡Cada vez que pienso que he malgastado los mejores años de mi vida, que he deseado la muerte y he sentido el amor más grande de mi existencia, todo por una mujer que no me gustaba, que no era mi tipo!"

"Sin embargo admito haber terminado otras cosas que no han significado mucho": a todos nos ha pasado alguna vez.

El pez dijo...

Yo creo que las cosas las cosas que no significan nada es mejor terminarlas (lo antes posible)

El pez dijo...

las cosas, las cosas... parece que este nicho tuviera eco, eco, eco...

El pez dijo...

Es un estúpido juego de palabras, pero después de haberlo dicho creo que tengo bastante razón. Por ejemplo, una de las novelas que más me ha gustado (bueno, me está gustando) no la he querido terminar porque me da pena. La tengo a medias desde hace más de 3 años o más: La vida exagerada de Martín Romaña (Bryce Echenique).

Ya, ya, tu me regalaste la segunda parte, que me encantó, y yo me compre la primera (se pueden leer casi independientemente) y de la pena que me estaba dando terminarla la dejé en el armario y no he podido todavía retomar su lectura.

Nicho dijo...

Sólo una aclaración. Antes puse: "Como me encanta Proust, y éste escribía en la cama, me lo imagino retirado del tiempo...", pero quise decir: "Como me encanta Proust, y éste escribía en la cama, me imagino retirado del tiempo...". Escribir El Tiempo Perdido es una tarea más bien solitaria.

Nicho dijo...

Cuando pasa eso, Pez, es que te está gustando mucho. ¿Alguien quiere que se acabe, digamos, un orgasmo?.
A veces lo mismo sí, cuando el que o la que está debajo es una pelma que no deja de gritar...