martes, 29 de noviembre de 2005

INVITACIÓN AL AIRE, de Rafael Alberti

Te invito, sombra, al aire.
Sombra de veinte siglos,
a la verdad del aire,
del aire, aire, aire.


Sombra que nunca sales
de tu cueva, y al mundo
no devolviste el silbo
que al nacer te dio el aire,
el aire, aire, aire.


Sombra sin luz, minera
de las profundidades
de veinte tumbas, veinte
siglos huecos sin aire,
sin aire, aire, aire.


¡Sombra, a los picos, sombra,
de la verdad del aire,
del aire, aire, aire!

3 comentarios:

angel dijo...

Bajo la advocación de el gran marinero en tierra paso a agradecerte algo tarde tu vista, y a decirte que ya he colocado en mi espacio, que es también tuyo, la selección de los 11 poemas de diciembre.
Espero los disfrutes.
Saludos,
angel

Rain dijo...

Y tú Nicho,

conteniendo el aire,
expandiéndolo, coloréandolo, obsequiándolo.


:)

Nicho dijo...

Gracias, Vir.