miércoles, 1 de febrero de 2006

Jean Genet

De 1940 a 1947, época en que Genet escribió sus mejores obras, vivió rodeado de libros, libreros y hasta autores famosos. Puede haber sido un bandido, pero era un bandido muy literario. Hacia el final de la guerra se recibieron informes de la clase de juegos que Genet practicaba con sus amigos: en una librería bien provista, uno de ellos tomaba un libro al azar, leía un pasaje y los demás debían adivinar el nombre del autor. Entre estos jugadores muy letrados, el que siempre ganaba era Genet. Uno de ellos le preguntó que a qué horas había leído tántos libros. Genet respondió: "Tuve tiempo de leer en la cárcel. No tenía más que hacer." Esta omnivoracidad desmintió un ensoberbecido comentario que Genet le hizo, más o menos por la misma época, a Roger Stéphane, en el sentido de que sólo ...

P.S.: Leamos autobiografías (automoribundias), memorias minuciosas en imágenes ( foto/grafrías), crónicas ordenadas o destartaladas de los unos o de los otros (y también de los hunos y de los hotros, que dijo el otro), apologías o no autorizados relatos de los pormenores de vidas ajenas.
Muchos somos caníbales literarios (y algunos hunos también de los hotros). Mitomaníacos, almas hambrientas de almas sedientas o a la viceversa. Glosas de nuestros intra/secretos. Leer vidas escritas, con su aura de perpetuidad, de fijación. Como huyendo de la vida sufrida, tan escurridiza como el jabón con el que se lava las manos por la mañana alguna mujer bella.

3 comentarios:

Estupor dijo...

Me ha gustado mucho lo de la automoribundia. Saludos.

Aura dijo...

La caníbal literaria, mitomaníaca dice:

Genet era un pecador irreverente ávido de absorver vidas y vidas, y vivirlas todas a su vez.
Oh ese Querelle, que bellas imágenes.

A devorar biografías y biopics.

Rain dijo...

Abundancia y esencia en un post.


Me quedo con la alegría desconocida del bienamado Gilles.


***

Genet es un referente, una luz.