miércoles, 8 de marzo de 2006

El estudiante de bachillerato

"Una tarde estábamos sentados en el restaurante de Moskowitz, en el Lower East Side de Nueva York. Tuvo que ser durante la época de la prohibición porque bebíamos mucho vino hecho con nabos.
Un muchacho pálido, de cabellos negros y aire tenso, se acerca desde otra mesa, se deja caer en el asiento frente al mío y nos hace saber que es un estudiante del último año de bachillerato. Me lanza una mirada de odio desde el otro lado de las gafas.
-Le he estado observando toda la tarde.
-¡Cielo santo!
-Lo que quiero saber es por qué no se comporta como un escritor.
-¿Cómo tiene que comportarse un escritor?
-Usted sabe tan bien como yo cómo ha de comportarse un escritor.
Intenté tranquilizarlo.
-Supongamos que lo sé –contesté con la mayor amabilidad posible--. ¿Cómo sabes que quiero comportarme como un escritor?
Me fulminó a través de las gafas. Buscaba las palabras justas. Se puso de pie.
-Déjeme que le diga una cosa –balbuceó casi sin aliento--. Conocerlo me ha desilusionado por completo."

Años inolvidables, de John Dos Passos.

7 comentarios:

Estupor dijo...

Habrá que leerlo. Yo empecé con El paralelo 42, pero coincidió con mi crisis laboral, así que lo dejé a la mitad. Ahora me están entrando ganas de leerlo de nuevo.
Suerte y gracias por tan brillante post.

Aura dijo...

Jajajaja.
No siempre coincidimos con las expectativas generadas en los demás.
El estudiante debería estar contento, por lo menos sirvió de inspiración para uno de esos retratos corales del genial y admirado Dos Passos.

Besos Nicho.

anag dijo...

tengo que ponerme con dos passos.
deuda pendiente.

El pez dijo...

Y yo que voy de escritor por la vida sin serlo... Lo mío es de juzgado de guardia.

Nicho dijo...

Don Pez, creo que usted lo es.

Nicho dijo...

Ah, se me olvidaba: su fotos, queridos amigos, quedan divinas, combinadas verticalmente.
Gracias.

Rain dijo...

Qué delicioso post. Lo he disfrutado tanto. Yrecordé a un amigo contándome cómo se hab´´ia desilusionado de un poeta ala que conoció,... :)


Me sonrojo, he leído tan podo de Dos Passos...
No es tarde...


Salutes Julio.