jueves, 6 de abril de 2006

LUGARES COMUNES, de Flaubert

Actrices.- La perdición de los hijos de buena familia. Son de una lubricidad pavorosa, se dedican a las orgías, derrochan millones, terminan en el hospital, ¡Perdón! ¡Hay algunas que son buenas madres de familia!
Ajo.- Mata las lombrices intestinales y predispone a las luchas amorosas. Con él fueron frotados los labios de Enrique IV en el momento de venir al mundo.
América.- Buen ejemplo de injusticia. Colón la descubrió y se la llama así a causa de Américo Vespucio. Sin el descubrimiento de América no habríamos tenido la sífilis ni la filoxera. Exaltarla, a pesar de todo, especialmente cuando no se la conoce. Recitar un monólogo sobre el self-government.
Caleidoscopio.- Sólo se utiliza a propósito de las exposiciones de pintura.
Cerveza.- No hay que beberla porque acatarra.
Coito, copulación.- Palabras que deben evitarse. Decir: “Tenían relaciones...”
Coñac.- Muy funesto. Excelente para muchas enfermedades. Un buen vaso de coñac nunca hace mal. Si se lo bebe en ayunas, mata la lombriz del estómago.
Curas.- Habría que castrarlos a todos. Se acuestan con sus criadas y tienen hijos a los que llaman sobrinos. Es lo mismo: también hay curas buenos.
Dentadura postiza.- Tercera dentición. Hay que tener cuidado de no tragársela al dormir.
Dormir.- El mucho dormir espesa la sangre.
Economía Política.- Ciencia sin entrañas.
Entierro.- A propósito del difunto: "¡Y pensar que cené con él hace ocho días!". Se llama exequias cuando se trata de un general, inhumación cuando es el de un filósofo.
Equitación.- Buen ejercicio para adelgazar. Por ejemplo: todos los soldados de caballería son flacos. Buen ejercicio para engordar. Por ejemplo: todos los oficiales de caballería tienen vientres abultados. "Cabalga como un verdadero centauro".
Erección.- Sólo se menciona al hablar de los monumentos.
Escarabajos.- Hijos de la primavera. Bonito tema para un opúsculo. Su destrucción radical es el sueño de todo prefecto; cuando se habla de sus depredaciones en un discurso de exposición agrícola, hay que tratarlos de “funestos coleópteros".
Esfera.- Palabra casta para designar los senos de una mujer. "Dejadme besar vuestras esferas adorables."
Faisán.- Muy elegante en una cena.
Forúnculo.- V. granos.
Gordura.- Señal de riqueza y de holgazanería.
Granos. - En la cara o en otra parte, señal de buena salud y de fuerza en la sangre. No hay que perdonarlos.
Hemorroides.- Provienen de sentarse en las estufas y en los bancos de piedra. Las hemorroides son una señal de salud; por lo tanto, hay que hacerlas desaparecer.
Infinitesimal.- No se sabe qué es, pero tiene relación con la homeopatía.
Institutrices.- Siempre pertenecen a una excelente familia que ha sufrido desgracias. Peligrosas en los hogares, corrompen a los maridos.
Jirafa.- Palabra fina para no llamar camello a una mujer.
Jorobados.- Tienen mucho talento. Las mujeres lascivas los buscan mucho.
Maquiavelo.- Sin haberlo leído, considerarlo como un criminal.
Ministro.- Último escalón de la gloria humana.
Narices.- Respingadas, señal de lujuria.
Optimista.- Equivalente a imbécil.
Pensar.- Penoso, las cosas que nos obligan a pensar por lo general son desesperadas.
Priapismo.- Culto de la antigüedad.
Ropa interior.- Nunca se muestra demasiado, nunca lo bastante.
Sífilis.- En mayor o menor grado, todo el mundo la padece.
Yerno.- ¡Yerno, todo ha terminado!

5 comentarios:

JON MIKEL ALTUNA dijo...

¡Qué torpe estoy! Decía que el mejor y más acertado de estos lugares comunes es el referente a Nicolás Maquiavelo. Siií señor.

Aura dijo...

Coincidencia: Que hace unos días leía los "Cuentos negros y románticos" de Flaubert.
Este diccionario me gusta más que el de Ambrose Bierce. Tengo la edición de Valdemar. Es divertidísimo y muy sangrante en ocasiones.

Un saludo Nicho.

anag dijo...

me encanta, muchas gracias señor nicho

Estupor dijo...

Reconozco que no me gustó Bouvard y Pecuchet, sin embargo el diccionario de lugares comunes es una genialidad que apunta sin duda a las vanguardias.
Saludos, y gracias por recuperarlo.

Rain dijo...

Genial: rarezas , por ejemplo 'Los lugares comunes' de Flaubert.


Gracias Nicho.