jueves, 25 de mayo de 2006

MARI TRINI, CANTANTE

"Paul McCartney me tiró los tejos. Tengo 58 años, nací en Murcia y he vivido en París, Sant Pol y Madrid. Soy autora de 309 canciones publicadas y he vendido más de 10 millones de discos. No tengo hijos. ¡Estoy solterísima! ¿Política? Soy una enamorada de la libertad. ¿Dios? Sólo le recuerdo cuando estoy muy desesperada. Me gusta desmontar motores de coches."

VÍCTOR-M. AMELA - 27/10/2005
LA VANGUARDIA

- Mis padres ponían siempre sus canciones en el coche...
- Oh, pobrecito, lo siento. ¿Te torturé mucho, verdad?
- Bueno, me entristecía...
- ¿Ah, sí? ¿Por qué?
- Me parecían canciones tristes, cantadas por alguien melancólico necesitado de ayuda.
- Qué mono... Bueno, la verdad es que a mí la vida no me parece que sea un paseíto... Me parece dura. El infierno está aquí.
- Yo acertaba, ya veo...
- Pero es un infierno con trozos de cielo, también. Y un infierno que acepto. Tengo un punto de vista melancólica de la vida, es verdad, ¡pero triste no soy! ¿Has oído a Aute?
- Sí, ¿por qué?
- Eso sí es triste, ¡depresivo! Pero cantar aquellas canciones era un desafío: era llevar la contraria a la alegría y las palmas de aquella España de la guitarra, la sangría y el 850.
- ¿Hacía usted política con sus canciones?
- No. Pero sí quería decir que no todo era juerga, que las personas tenemos también nuestros conflictos emocionales.
- "Yo no soy esa que tú te imaginas, una señorita..."
- "... tranquila y sencilla, que siempre perdona..."
- ¿Qué quería contarnos con Yo no soy esa?
- Que una mujer no es esa tonta a la que puedes engañar sin que pase nada.
- Ah, ¿era una canción feminista?
- Quizá la primera canción feminista en España: es del año 1971, y cuenta que está bien ser buena esposa y madre, pero que una mujer es capaz de más cosas, de inteligencia, de rebeldía y de una vida mejor.
- Ha compuesto usted más de 300 canciones, ¿de dónde sale tanta inspiración?
- De mi hipersensibilidad. Cuando estoy desasosegada, inquieta, me afloran muchos sentimientos.
- ¿Hipersensibilidad?
- Sí, supongo que es algo genético. Y me hace sufrir: ¡me gustaría ser menos sensible!
- ¿Le pasaba ya de niña?
- Tuve una infancia feliz, libre, por el campo... hasta que enfermé a los siete años. Y tuve que guardar cama durante siete años...
- ¿Hasta los 14 años? ¿Qué le pasó?
- Una infección de riñones, glomerulonefritis. Tuve que quedarme en cama, en mi cuarto. Ahí me daba clase una profesora, ahí mi padre me regaló una guitarra...
- ¿No pudo ir nunca a la escuela?
- No. Yo no sé lo que es un recreo de colegio, tener compañeros, jugar con otros niños... Fue mucha, muchísima soledad...
- Ahora entiendo mejor su melancolía...
- ¡Pero luego me vengué!
- ¿Cómo se vengó?
- En la cama, escribir era mi válvula de escape: desde los nueve años escribía y cantaba mis canciones con la guitarra. ¡Y decidí que en cuanto pudiese levantarme, viajaría a Madrid para ser artista! Y lo hice, lo hice.
- ¿A los catorce años?
- Sí. Me presenté en una boîte de jazz de Madrid para hacer una prueba. La gestionaba el cineasta norteamericano Nicholas Ray.
- ¿El director de cine, el de Rey de Reyes?
- Sí. Me oyó y se prendó de mí. Me apadrinó: se convirtió en mi mánager y me envió a Londres a estudiar. Y allí, a los 15 años, yo ya cantaba en el programa televisivo que presentaba Peter Ustinov en la BBC-2...
- Buen salto: ¡de la cama a la BBC!
- Sí, y allí coincidí con todos los artistas que circulaban por Londres en los años 60, como Rolling Stones, Marlene Dietrich, Catherine Deneuve, Paul McCartney... Durante una fiesta estuve charlando mucho rato con Paul McCartney, ¡y él me tiró los tejos!
- ¿Y hubo algo?
- No me interesó: le di calabazas.
- ¿No ha deseado casarse y tener hijos?
- Por mi salud delicada, me daba miedo. Y veía a mi alrededor a tantas parejas divorciadas... Y sabía que mi trabajo de artista me impediría estar cada noche en casa... En fin, fui dejándolo... ¡y se me pasó el arroz!
- Después de lo de Londres, ¿qué hizo?
- Estuve en París y, con 18 años, grabé dos discos en francés. Luego regresé a España y grabé mi primer disco en español.
- Con sus propias canciones.
- No: eran versiones, porque la discográfica RCA ¡no aceptaba que una mujer pudiese ser compositora de canciones! Por suerte, EMI si aceptó, y grabé mi primer disco, Amores, en 1970. Poco después, con 21 años, ¡actuaba en el Palau de la Música, y hasta Montserrat Caballé venía a escucharme!
- ¿Y por qué ha estado usted desaparecida durante tantos años de la escena?
- En los 80 grabé un disco con Los Panchos que la discográfica no promocionó, fue mal y me estafaron. Y me sumí en una depresión.
- Quizá porque toda su vida era su trabajo.
- Tiene razón, me sentía inútil. Me ayudó la medicación, el psicólogo y yo misma. Ahora estoy más tranquila. Y vuelvo a escribir.
- ¿Qué espera ahora de la vida?
- Vivirla en plena paz conmigo misma. No temo a la muerte, aunque subir al tren da reparo... Y ahora he vuelto a escribir poemas...
- De todo lo que ha escrito en sus canciones publicadas, ¿qué texto elegiría?
- Este: "Pero aún nos quedan palabras, palabras de amor, palabras de honor en nuestras miradas"...
- ¿Por qué en el mundillo de la música corrió esa insidia de que Mari Trini era gafe?
- ¿Qué? ¡Nunca había oído eso! Aunque sí lo había oído decir de Juan Pardo. Ja, ja...
- ¿Hay mucha superstición entre artistas?
- ¡Lo que hay es mucha envidia! Vaya sambenitos te cuelgan... ¡Pero si es al revés!: ¡yo traigo suerte! Tú cómprate hoy un número de los ciegos y ya verás...

6 comentarios:

El pez dijo...

Como te toque ya puedes ir repartiendo...

Aura dijo...

Paul McCartney y Mari Trini juntos... No me lo quiero ni imaginar. Que miedo :)

Rain dijo...

Cuando escucho esa canción, '...yo no soy esa...', sonrío.


Vale.

JON MIKEL ALTUNA dijo...

Pero ¿el gafe oficial no era José Vélez?. Seguro que toca.

Mirada dijo...

Mucha suerte...
¿Y nos vamos todos de viaje?

Nicho dijo...

No me tocó ni el reintegro, y eso que era un número bonito. No sabría elegir si ser nueve o seis o incluso cero...