martes, 6 de junio de 2006

NO QUIERO CONVERTIRME EN UN GRAFÓMANO SUICIDA

Julio Cerone

Auxilio, por favor, que alguien me detenga.

P.D.:
- ¿Qué piensa, señor Umbral, de los escritores que tardan varios años en escribir un libro?
- Pues pienso que debieran dejarlo y meterse en un banco.

8 comentarios:

JON MIKEL ALTUNA dijo...

Eso era antes de que las hordas de licenciados en económicas vendieran su alma al diablo por entrar a trabajar en un banco. Ahora la cosa sería al revés, aunque con tanto analfabeto que anda suelto, mejor ni banco, ni libros, ni ostias: todos comerciales.

JON MIKEL ALTUNA dijo...

Y ser un grafómano no esta mal. Persevera y vencerás. De lo del suicidio, ya hablaremos.

El pez dijo...

de acuerdo con jon... ahora lo de picasso no se lo voy a perdonar así como así

Aura dijo...

Expeditivo Umbral, aunque él no puede hablar mucho. Pronto voy al banco y me lo encuentro allí...

JON MIKEL ALTUNA dijo...

jeje Pez...
Jopé, cómo reparte leña Aura ¿no?

Nicho dijo...

Umbral fue, en sus tiempos jóvenes, ascensorista o conserje en le antiguo Banco Central, en Valladolid, cuando entonces (años cuarenta). Luego ya en Madrid, acabó almorzando en el despacho de Alfonso Escámez, el presidente del banco, que también empezó de ascensorista, en la Castellana de Madrid, me supongo que pescadito con whisky.

Bardamu dijo...

Esas cosas le ocurren por haberse quedado apenas en el umbral de la palabra, desdichado Umbral.
O por considerar la literatura una mera moneda de cambio.
O, simplemente, por mirar para otro lado...

Aura dijo...

A mí Umbral me parece un entrañable y gentil caballero, pero es que... siempre habla un cojo (como se suele decir)