jueves, 29 de junio de 2006

oJo

eN la PisCina padEciendO de mirÓÓÓn iRRedento, sobRe la tumboNa, o despuÉs de algo (aunquE sEA sÓlO ALgo meraMENTE imAginaTivo), o ANTeS DE la cOsa esperaDa, cuandO los preparatiVos, leCtuRa sustitUtiva del PerSEguido cigarrIllO, PorquE ALgo habrÁ QUE haceR en eSos mOmentOS Tan tAn taN CRíTICoS.

aDDenda: TambiéN Se puEde lEEr dURante cualqUIer suceSOOOO que le ocuRRa a uno mISmO O que visLUMbre o quE ocasiONALmente iNTUya.

AddEnDa segUnda: ProHIbido lEEr en lOs AscensOres, duraNte lOs éXXXtasis y cuANdo uNO estÁ hACIendo TestamENTO.

3 comentarios:

El pez dijo...

un post futuro, cada día te superas.

Estupor dijo...

Qué maravilla: un éxtasis en el ascensor, provocado serguramente, por la combinación de un rumor de poleas con los versos de un testamento.

Rain dijo...

Es tan diáfano y grácil, al estilo de Nicho, sólo de Nicho, lo que he leído.



Y volveré al estudio de Heidegger, tann profuso...