viernes, 28 de julio de 2006

Kant and the powder’s speck

Siguiendo un enlace propuesto por AnaG he ido navegando y navegando y he visto y guardado mucho material que parece muy interesente. Ay, ese mundo adorablemente universitario (¡qué envidia, la Universidad!).

No estaba buscando para poner ningún post ni nada de eso, las vacaciones están cercanas, y estoy un poco dejado y relajado (¡inerciado!), pero es que no lo he podido evitar.

O sea, que finalmente me he encontrado con este resumen de un trabajo filosófico:

Resumen

La distancia de Kant con respecto al idealismo es interpretada como crisis del punto de vista que remite la cuestión ontológica a la cuestión de totalidad. Se esbozan las implicaciones de esta interpretación en varios niveles del pensamiento kantiano.

Palabras clave: certeza, dialéctica, idealismo, Kant, totalidad.

... y he visto la luz.

Si algún valiente pincha en el título, pues que le acompaño en el sentimiento (especulativo/siesteril). Que no haya dudas, lo recomiendo vivamente, me parece muy ilustrativo.

Postpost: no tengo nada más que añadir a este post.

"Casi puede necesitar disculpa el que uno se ocupe todavía una vez más del pasaje en el que Hegel califica de “tautológica en el fondo” la tesis de que, si esta simple mota de polvo tiene lugar, si la hay, entonces, para que no la hubiese, tendría que no haber (ni haber habido ni haber de haber) nada de lo que hay (o ha habido o habrá)1. Ahora bien, lo que centrará nuestra atención será en este caso el complemento “en el fondo”. Hegel parece decirnos que la tesis de la mota de polvo es, desde luego, tautológica, pero no de un modo cualquiera, sino de algún “otro” modo. A la vez, no nos dice nada de en qué consiste ese “otro” modo o ese “en el fondo”; y no valdría salir al paso de nuestra perplejidad interpretativa diciendo que sólo dice que la tesis es tautológica “si te fijas bien”, pues esto no haría sino formular con otra locución el mismo problemático interpretando, a saber: por qué o en qué sentido específicamente ciertas tautologías sólo lo serían para quien “se fija bien” y de qué específico “fijarse bien” se trata aquí, toda vez que el simple estar atento parece una condición general para la lectura de libros de filosofía y que no merece mención especial en tal o cual momento."

3 comentarios:

tarde invernal dijo...

Mi querido Nicho, a Kant le encuentro aburrido, más que a Hegel.

Ay, si soy imperdonable...

¿Has leído a Zizek?


Abracitos, uno, dos.

prix nocturno dijo...

Sean aburridos o no, estos señores aportaron a la filosofía su cuota de la intelligenzia. No quería finalmente que te quedes con una impresión de Virginia opinando ligeramente.

Catriela Soleri dijo...

No entendi el resumen :(
no se si sea la hora o mi estupidez constante e irreversible.

Kant es el filósofo preferido de mi profesor más amado.
Ex profesor debí escribir.