miércoles, 18 de octubre de 2006

Anécdotas de DON RAMÓN

…Porque México se escribe con « x »

Valle, tras estudiar el bachillerato en Santiago y Pontevedra, y Derecho en Santiago (sin mucho éxito, ya que nunca terminó la carrera y frecuentaba el casino más que las aulas) marchó el 12 de marzo de 1892 a México, donde permaneció durante un año. Para justificar este viaje, recurrió unas veces a la aureola de escritor aventurero y rebelde; y otras a la del noble conquistador dispuesto a emular a sus antepasados, o a la del torturado amante necesitado de poner distancia a unos amores contrariados. En otras ocasiones, recurrió al chiste o a la ocurrencia, como cuando le contestó a López-Pinillos en una entrevista: «Yo fui allí porque México tenía la intrigante y mística x».

.
.
.
Muy enfermo ya, Valle pasa unos meses en Madrid, y en la primavera de 1935 se traslada a Santiago para morir acosado por sus dolencias de vejiga. El 5 de enero de 1936, a las dos de la tarde, dimite de su maltrecho cuerpo. Y lo hace ante la prensa:

Te s t a m e n t o

Te dejo mi cadáver, reportero.
El día que me lleven a enterrar
fumarás a mi costa un buen veguero,
te darás en La Rumba un buen yantar.

Y luego de cenar con mi fiambre,
adobado en tu prosa gacetil,
humeando el puro, satisfecha el hambre,
me injuriará tu dicharacho vil.

Te dejo mi cadáver. Verme ingrato
harto de mi carroña, ingenuamente
dirás gustando del bicarbonato:
"Que don Miguel no muera de repente".


La Voz de Galicia del día 6 de enero de 1936 atribuyó a Valle, moribundo, la siguiente última voluntad: «No quiero en mi entierro ni cura discreto, ni fraile humilde, ni jesuita sabihondo.»
¿Estaba Valle dimitiendo de su vida eterna en el último soplo de su vida? Sólo Dios lo sabe. Amén.

3 comentarios:

Catriela Soleri dijo...

Se escribe con X, porque proviene del náhuatl "Mēxihco", a la que le han atribuido el significdo de "ombligo de la luna".

Nicho dijo...

No sé si lo supo, pero creo que a Valle-Inclán le hubiese gustado esto del ombligo de la luna.
Gracias.

Catriela Soleri dijo...

Todo un placer.

Me detengo un rato a bailar en la penumbra del nicho. Al rato me animo, y salgo a la luz. (De la luna por supuesto).