jueves, 26 de octubre de 2006

"Apenas expresamos algo lo empobrecemos singularmente. Creemos que nos hemos sumergido en las profundidades de los abismos y cuando volvemos a la superficie la gota de agua que pende de la pálida punta de nuestros dedos ya no se parece al mar de que procede. Creemos que hemos descubierto en una gruta maravillosos tesoros y cuando volvemos a la luz del día sólo traemos con nosotros piedras falsas y trozos de vidrio y, sin embargo, en las tinieblas relumbra aún, inmutable, el tesoro "

Maeterlinck

1 comentario:

Vidicida dijo...

Muchos mares se secan antes nuestros ojos, pero en nuestras manos están que rebosen, en nuestras letras...