viernes, 27 de octubre de 2006

CUANDO te veo así, mi cuerpo, tan caído
por todos los rincones más oscuros
del alma, en ti me miro,
igual que en un espejo de infinitas imágenes,
sin acertar cuál de entre ellas
somos más tú y yo que las restantes.
Morir.
Tal vez morir no sea más que esto,
volver suavemente, cuerpo,
el perfil de tu rostro en los espejos
hacia el lado más puro de la sombra.

(Espejo) (de JOSÉ ÁNGEL VALENTE)

4 comentarios:

Sin apodo de usuaria dijo...

Quizás morir sea más que eso, nada...
Quizás morir no sea, y sólo sea la sombra...
Quizás cuando muramos llegará el verano, llegarán los días dorados que tanto hecho de menosss...
Arriba la vida de las lagartijas.

anag dijo...

qué grande es este hombre.

Rain dijo...

Sí...


Lo sublime no es como un aviso publicitario que ves por todas partes

es como una gema en el fondo de los océanos (imagen que no hace justicia en verdad a lo sublime, en el fondo de mar, puede haber basura..., de hecho en esta era, hay mucha, mas suena poético y es cierto también que hay corales extraños, tesoros.., como lo sublime)


ahora lo sublime está aquí.



gracias, sweet Nicho.

angel dijo...

Uno de los más conmovedores poemas de este enorme autor que habita ya "el lado más puro de la sombra."

Saludos...