sábado, 14 de octubre de 2006

DEFINICIÓN DE GUERRA de Karl von Clausewitz

No queremos comenzar con una definición altisonante y grave de la guerra, sino limitarnos a su esencia, el duelo. La guerra no es más que un duelo en una escala más amplia. Si quisiéramos concebir como una unidad los innumerables duelos residuales que la integran, podríamos representárnosla como dos luchadores, cada uno de los cuales trata de imponer al otro su voluntad por medio de la fuerza física; su propósito siguiente es abatir al adversario e incapacitarlo para que no pueda proseguir con su resistencia.

La guerra constituye, por tanto, un acto de fuerza que se lleva a cabo para obligar al adversario a acatar nuestra voluntad.

La fuerza, para enfrentarse a la fuerza, recurre a las creaciones del arte y de la ciencia. Se acompañan éstas de restricciones insignificantes, que apenas merecen ser mencionadas, las cuales se imponen por sí mismas bajo el nombre de usos del derecho de gentes, pero que en realidad no debilitan su poder. La fuerza, es decir, la fuerza física (porque no existe una fuerza moral fuera de los conceptos de ley y de Estado) constituye así el medio; imponer nuestra voluntad al enemigo es el objetivo. Para estar seguros de alcanzar este objetivo tenemos que desarmar al enemigo, y este desarme constituye, por definición, el propósito específico de la acción militar: reemplaza al objetivo y en cierto sentido prescinde de él como si no formara parte de la propia guerra.

2 comentarios:

Estupor dijo...

Seguro que también estás leyendo a Carl Schmitt. Según Gabriel Albiac, profesor de filosofía de la Historia, tienen mucho en común. Aquí te dejo un enlace:

http://derecho.itam.mx/facultad/materiales/proftc/herzog/Schmitt%20-%20Concepto%20de%20lo%20pol%20adobe.pdf

Nicho dijo...

Estupor, gracias. Vi ese enlace en tu blog, y lo leí.