miércoles, 4 de octubre de 2006

Me dijeron: / o te subes al carro / o tendrás que empujarlo. / Ni me subí ni lo empujé. / Me senté en la cuneta / y alrededor de mí, / a su debido tiempo, / brotaron las amapolas.

Gloria Fuertes

1 comentario:

angel dijo...

Un gusto recorrer nuevamente las galerías de tu espacio para leer a esta poeta estupenda más conocida, creo, por su literatura para jóvenes que por el conjunto de su producción lírica. Este poema es exquisito.

Saludos...