jueves, 16 de noviembre de 2006

A veces, no sé si extraña o estúpidamente, el señor Nichodades se identificaba oscuramente con cuadros, dibujos, fotos o cosas que veía. Lo hacía de forma arbitraria y temeraria. Una de esas veces se sintió retratado en un cuadro de un pintor británico. Consiguió una copia enorme y la puso en el salón de su casa. Allí debe de seguir. La tituló El retrato de los señores de Nichodades recién finalizado un partido de fútbol.

Howard Hodgkin
Mr & Mrs Robyn Denny 1960

4 comentarios:

ese dijo...

SupereB... estupidamente diría que se trata de una nueva técnica fotomágica más que una "tintura" considerando que el autor ha decidido sober/anamente permenecer fuera del encuadre.
El señor nichodades se vistió de acorde-acordeón para la ocasión mientras la señora bella-de- edades, estrena corte de pelo.
Lo qe no sé, es si ambos llevan gafas o simplemente no tienen ojos.
En todo caso es el riesgo de cultivar tan exquisitos higos.

Rain dijo...

Oh, es un paso de rumores como en un soundtrack experimental:
el cuadro, el sonido de una libélula cerca

el señor Nichodades con su esplendorosa dama

atrás quedaron los mogollones y el café.

Estupor dijo...

Nicho = acordeón, que símil más grande. Aunque el autor de este blog también suena un poquito a rock & roll y filarmónica; como una melodía de Jimi Hendrix acompañada por castañuelas.

Vidicida dijo...

Muy azul!