sábado, 16 de diciembre de 2006

Salió a la calle a pasear. Millones de personas lo hacen. Caminó por la acera comiendo pipas. Cientos de miles de personas lo hacen. Se volvió, los ojos inyectados, cuando pasó la muchacha de la rojas esfericidades (perfectas: no lo pongas: pleonasmo) perfectas. No quiso entrar en ningún sitio, ni librería ni pescadería, ni corteinglés ni heladería, tampoco farmacia, ni siquiera un puticlub que se llamaba Mundo Fantástico. Cientos y cientos (alguien dijo alguna vez, y lo ascendieron: cienes y cienes) de cienes de miles de millones lo hacen todos los días (¡jefe, yo también quiero un ascenso!). Fíjense ustedes que ni siquiera se paró a comprar la lotería. Sus ganas (sus/sanas, sussanas, susanas, que diría alguno que yo me ) atolondradas de cansarse y cansarse se lo impedían. Cientos de millones de millones de cienes lo hacen todos los días.
Por las grises aceras interminables, con su sarampión de socavones, espaldas de algo. Caminamos por la espalda del mundo: una acera. Aceras.
Acabó abrazado tiernamente a una acera cualquiera.

2 comentarios:

en busca de un ascensor poco idilico dijo...

"esfericidades de rodin
como me hacen redubitar"

Señor nichodades de bratz:

Cienes de cienes c-encaminan por la aCera del mundo. La direncia -Creo- radica, en la direccion hacia donde aCo/meten.
Estando mi pistolitaporniochIC encañonada sobre el terCer Mundo, es en cualquier-Caso siempre: de cuesta y abajo.

(las ganas , missinsanas, susaunas
y la larvaaaa que se alargaaaa,
ay Lo-c! yo tambiém quiero un ascensor para cruzar esa calle y pasear a lo largo.
Gravedad 0, gravedad de ser
fíjese (en-s)
me acaba usted de convencer,
y la pipa verde se vuelve a enrojeCer

Rain dijo...

Esfericidades pipas y aceras: combinación de lirismos extraños. Ah, no son muchos los que materializan deseos, sueños, poemas...

Veo que estás entre ellos, entre esos pocos...