sábado, 30 de septiembre de 2006

miércoles, 27 de septiembre de 2006

martes, 26 de septiembre de 2006

domingo, 24 de septiembre de 2006

sábado, 23 de septiembre de 2006

ODISEO, PRECURSOR DE COLÓN

Con motivo del Quinto Centenario de la muerte de Colón (21 de mayo de 1506):

El mayor cuerno de la antigua llama

empezó a retorcerse murmurando,

tal como aquella que el viento fatiga;


luego la punta aquí y acá moviendo,

cual si fuese una lengua la que hablara,

fuera sacó la voz, y dijo: «Cuando


me separé de Circe, que sustrajó­-

me más de un año allí junto a Gaeta,

antes de que así Eneas la llamase,


ni la filial dulzura, ni el cariño

del viejo padre, ni el amor debido,

que debiera alegrar a Penélope,


vencer pudieron el ardor interno

que tuve yo de conocer el mundo,

y el vicio y la virtud de los humanos;


mas me arrojé al profundo mar abierto,

con un leño tan sólo, y la pequeña

tripulación que nunca me dejaba.


Un litoral y el otro vi hasta España,

y Marruecos, y la isla de los sardos,

y las otras que aquel mar baña en torno.


Viejos y tardos ya nos encontrábamos,

al arribar a aquella boca estrecha

donde Hércules plantara sus columnas,


para que el hombre más allá no fuera:

a mano diestra ya dejé Sevilla,

y la otra mano se quedaba Ceuta.»


«Oh hermanos ‑dije‑, que tras de cien mil

peligros a occidente habéis llegado,

ahora que ya es tan breve la vigilia


de los pocos sentidos que aún nos quedan,

negaros no queráis a la experiencia,

siguiendo al sol, del mundo inhabitado.


Considerar cuál es vuestra progenie:

hechos no estáis a vivir como brutos,

mas para conseguir virtud y ciencia.»


A mis hombres les hice tan ansiosos

del camino con esta breve arenga,

que no hubiera podido detenerlos;


y vuelta nuestra proa a la mañana,

alas locas hicimos de los remos,

inclinándose siempre hacia la izquierda.


Del otro polo todas las estrellas

vio ya la noche, y el nuestro tan bajo

que del suelo marino no surgía.


Cinco veces ardiendo y apagada

era la luz debajo de la luna,

desde que al alto paso penetramos,


cuando vimos una montaña, oscura

por la distancia, y pareció tan alta

cual nunca hubiera visto monte alguno.


Nos alegramos, mas se volvió llanto:

pues de la nueva tierra un torbellino

nació, y le golpeó la proa al leño.


Le hizo girar tres veces en las aguas;

a la cuarta la popa alzó a lo alto,

bajó la proa ‑como Aquél lo quiso-

­hasta que el mar cerró sobre nosotros.

CANTO XXVI DEL INFIERNO (LA DIVINA COMEDIA)

TACAÑO AVARICIOSO EL QUE SE AUTOCITE

Leyendo a Sinapodo se me ocurrió esta ingenialidad sobre septiembre, el mes del vasto amarillo:

"Septiembre es intempestivo, Sinapodo, los madrugones, la estrañeza de la extrañeza, te despiertas de buena mañana y no sabes dónde tienes que poner las equis, septiembre es el momento en que no distingues entre la ese y la equis."

viernes, 22 de septiembre de 2006

EL HOMBRE QUE LLAMABA A TERESA, por Italo Calvino

Bajé de la acera, di unos pasos hacia atrás mirando para arriba y, al llegar a la mitad de la calzada, me llevé las manos a la boca, como un megáfono, y grité hacia los últimos pisos del edificio:
-¡Teresa!
Mi sombra se espantó de la luna y se acurrucó entre mis pies.
Pasó alguien. Yo llamé otra vez:
-¡Teresa!
El hombre se acercó, dijo:
-Si no grita más fuerte no le oirá. Probemos los dos. Cuento hasta tres, a la de tres atacamos juntos. -Y dijo-: Uno, dos, tres. -Y juntos gritamos-: ¡Tereeesaaa!
Pasó un grupo de amigos, que volvían del teatro o del café, y nos vieron llamando. Dijeron:
-Ale, también nosotros ayudamos.
Y también ellos se plantaron en mitad de la calle y el de antes decía uno, dos, tres y entonces todos en coro gritábamos:
-¡Tereeesaaa!
Pasó alguien más y se nos unió, al cabo de un cuarto de hora nos habíamos reunido unos cuantos, casi unos veinte. Y de vez en cuando llegaba alguien nuevo.
Ponernos de acuerdo para gritar bien, todos juntos, no fue fácil. Había siempre alguien que empezaba antes del tres o que tardaba demasiado, pero al final conseguíamos algo bien hecho. Convinimos en que "Te" debía decirse bajo y largo, "re" agudo y largo, "sa" bajo y breve. Salía muy bien. Y de vez en cuando alguna discusión porque alguien desentonaba.
Ya empezábamos a estar bien coordinados cuando uno que, a juzgar por la voz, debía de tener la cara de pecas, preguntó:
-Pero ¿está seguro de que está en casa?
-Yo no -respondí.
-Mal asunto -dijo otro-. ¿Se había olvidado la llave, verdad?
-No es ese el caso -dije-, la llave la tengo.
-Entonces -me preguntaron-, ¿por qué no sube?
-Pero si yo no vivo aquí -contesté-. Vivo al otro lado de la ciudad.
-Entonces, disculpe la curiosidad -dijo circunspecto el de la voz llena de pecas-, ¿quién vive aquí?
-No sabría decirlo -dije.
Alrededor hubo un cierto descontento.
-¿Se puede saber entonces -preguntó uno con la voz llena de dientes- por qué llama a Teresa desde aquí abajo?.
-Si es por mí -respondí-, podemos gritar también con otro nombre, o en otro lugar. Para lo que cuesta.
Los otros se quedaron un poco mortificados.
- ¿Por casualidad no habrá querido gastarnos una broma? -preguntó el de las pecas, suspicaz.
- ¿Y qué? -dije resentido y me volví hacia los otros buscando una garantía de mis intenciones.
Los otros guardaron silencio, mostrando que no habían recogido la insinuación.
Hubo un momento de malestar.
-Veamos -dijo uno, conciliador-. Podemos llamar a Teresa una vez más y nos vamos a casa.
Y una vez más fue el "uno dos tres ¡Teresa!", pero no salió tan bien. Después nos separamos, unos se fueron por un lado, otros por el otro.
Ya había doblado las esquina de la plaza, cuando me pareció escuchar una vez más una voz que gritaba:
-¡Tee-reee-sa!
Alguien seguía llamando, obstinado.
"Hace poco un amigo me preguntaba por qué no construíamos ahora catedrales como las góticas famosas, y le dije:"Los hombres de aquellos tiempos tenían convicciones; nosotros los modernos, no tenemos más que opiniones, y para elevar una catedral gótica se necesita algo más que una opinión"" (HEINE)

No sería deseable que todos pensáramos igual. La diferencia de opiniones es lo que hace posible las carreras de caballos. (G.B.SHAW)

jueves, 21 de septiembre de 2006

"...Si tú la luz te la has llevado toda,
¿cómo voy a esperar nada del alba?..."

Claudio Rodríguez.

martes, 19 de septiembre de 2006

lunes, 18 de septiembre de 2006

ULISES LLEGA A CASA DE CIRCE

"Me encaminé a la morada de Circe, revolviendo en mi corazón muchas trazas. Llegado al palacio de la diosa de lindas trenzas, paréme en el umbral y empecé a dar gritos; la deidad oyó mi voz y, alzándose al punto, abrió la magnífica puerta y me llamó; y yo, con el corazón angustiado, me fui tras ella. Cuando me hubo introducido, hízome sentar en una silla de argénteos clavos, hermosa, labrada, con un escabel para los pies; y en copa de oro preparóme la mixtura para que bebiese, echando en la misma cierta droga y maquinando en su mente cosas perversas".

La Odisea.


"Me encaminé a la morada de Consuelo, revolviendo en mi corazón muchas trazas. Llegado al palacio de la diosa de lindas trenzas, paréme en el umbral y empecé a dar gritos; la deidad oyó mi voz y, alzándose al punto, abrió la magnífica puerta y me llamó; y yo, con el corazón angustiado, me fui tras ella. Cuando me hubo introducido, hízome sentar en una silla de argénteos clavos, hermosa, labrada, con un escabel para los pies; y en copa de oro preparóme la mixtura para que bebiese, echando en la misma cierta droga y maquinando en su mente cosas perversas".

La Nichodea.

Postpost: Si usted siente curiosidad y quiere sumergirse en el mundo de las genealogía, aquí tiene una muy buena guía.

sábado, 16 de septiembre de 2006

INGENIALIDADES REVELADAS SOBRE UNA COLNICHETA

Salí corriendo del mar, chapoteando (nichoteando) con una bravura y una fuerza espectaculares, salpicando de sal a todo lo que se movía en derredor, para quitarle la colnicheta a Ana Bratz, ocupada en ese momento en otros menesteres. La sostuve como si fuera una pértiga en mi vuelta a las profundades del mar. Cuando ya cubría lo suficiente me subí a ella, boca abajo, como todas las señoritas del tanga, y me dejé llevar por la marea hasta donde ella quisiera. Fue una venada. Me dije: túmbate a la deriva en una colchoneta y deja que el mediodía brutalmente brillante y azul te meza como si fueses un tierno niñito. Que acune tu relajación y que el calor del sol te totalice en una suspensión del luz. Vamos, que me dejara llevar por la hora.
Y al rato empecé a elucubrar una cantidad inverosímil de ingenialidades. Se sucedían en mi mente a una velocidad de vétigo, y lograba verlas tan nítidamente (tan níchidamente) como cuando me pongo las gafas de mirar. Viví todo ese tiempo en un lugar sin tiempo.
Me sacó del amodorramiento mi querida tortuga amaestrada, que me tiró de la colchoneta y me dijo que cogiese la correa pues ya era la hora de merendar medusas.
NOTITA: Un comentario de AnaG nos conduce a esta historia de Goku.
Los palabros ingenialidades y colnichetas son una invención de él mismo.

viernes, 15 de septiembre de 2006