sábado, 10 de febrero de 2007

Farolas encendidísimas. Terrazas sonoras. La luna lánguida como un huevo enorme y redondo. Una joven blanca y verdosa lee una revista del corazón.
- ¿Qué significa que lee una revista del corazón?, pregunta Ana Bratz.
A Ana Bratz le acaba de cagar una paloma en su rubio pelo castaño. Iba por la mitad de la calle. Los peatones estaban peatonalizando. Con su mano rubia Ana B. se ha extendido todo el excremento por su castaño pelo rubio. Consuelo Bratz (doña) se lo limpia -el pelo- con un kleenexx.
-Espera, Bratz, deja de tocarte. Trae la mano. (Se la limpia con otro pañuelo).
Y nos vamos pitando para casa. Ana, por el camino, se ha comprado un helado de vainilla.
- Ten cuidado, mamá, no me eches el jabón en los ojos.
El pelo le queda encendidísimo. La luna sonora languidece en el cielo. Una joven lee (con su corazón, ay). Miles de pájaros -vencejos- están llamando a la puerta del cielo.

1 comentario:

En el fotograma dijo...

me inaginps a dos mujeres esplendorosas. La hija me recuerda a la musa bebé.