miércoles, 21 de marzo de 2007

El principio de correlación de ingresos y gastos

No me lo podía creer. El otro día, mientras nadaba con mi tortuga cincuentona en el mar, rodeado de turistas, encontré un billete de 50 €. Apareció de golpe: allí estaba flotando delante de mí. Mojado e intacto. El dinero siempre es virginal, aunque traiga consigo toda la memoria del mar. Virginal y culpable. Miré alrededor diríamos que instintivamente (estúpidamente), con la culpabilidad de ver si se le podía haber caído a alguien. En ese momento también fui plenamente consciente de que ese billete corría un grave peligro: volver a perderse en la inmensidad del mar. Cualquier monstruo marino se lo podría tragar. Quién sabe qué avatares, qué vicisitudes, qué peligrosidades le esperaban al pobre billete. Por eso decidí que no me había visto nadie apropiarme de él, salvándolo. Y si alguien lo hizo, pensaría que era una hoja, un alga, un mero reflejo. Una alucinación. Y si me hubiese visto alguien, qué podría haber pasado. Le podría haber dicho que era mío, que se me acababa de caer, yo qué sé. El careto de tío habría sido de antología.
Pero como soy un perro viejo, al cogerlo me dije: "Es mío. Pero sé que un día no muy lejano -quizá hoy, o a lo mejor fue ayer o hace ya un tiempo- voy a perder algo, voy a olvidarme de alguna cosa. Y esto sucederá - o sucedió ya- indefectiblemente. Para restablecer el equilibrio, aunque sea."
Lo puse a secar sujetado con una pinza, parapetado entre un biquini y unos calcetines.
Luego, invité a mi querida tortuga a lo que comen las tortugas, que no sé qué es, ni me voy a levantar ahora a mirarlo.

3 comentarios:

El pez dijo...

Con el sol pierden mucho color, los biquinis digo.

Aura dijo...

¿Y no tiene miedo que se lo robe la tortuga y lo gaste por ahí? Que tienen caprichos muy caros estos animales...
Por cierto, perdí un billete no hace mucho :)

Un saludo Nicho y gracias por la bienvenida.

Nos leemos.

Rain dijo...

¿Serán esos los golpes del azar sin dados?

:)

Algún supersticioso diría que la tortuga trajo la buena suerte.