jueves, 12 de abril de 2007

UN SUCESO CARPETOVETÓNICO

Lo que sigue, todo, es rigurosamente histórico. Pero se han omitido ciertos datos, POR RAZONES OBVIAS, omisión que no perjudica el cabal entendimiento de la sucedido.

Un señor español, pongamos que por mayo de 2003, escrito de su puño y letra, caligrafía tortuosa y torpe, presenta con las siguientes palabras un recurso de apelación contra una sentencia en que se le condenaba por una falta (un delito leve) de lesiones cometida:

“No estoy de acuerdo con la sentencia por que, de haberme presentado a la hora citada, la sentencia podría ser otra.
El motivo por el que llegué 10 minutos tarde, es que justo cuando decidí salir de casa para presentarme a la citación, me entraron ganas de cagar y no podía aguantarme
y por estos motivos presento el recurso de apelación”

Y firmaba con un garabato.

Un tiempo después, febrero de 2004, el magistrado competente resuelve el recurso de apelación. Copio lo copiable:

“ANTECEDENTES DE HECHO


PRIMERO: En la indicada resolución se dictó el Fallo que literalmente copiado es como sigue: “Que debo condenar y condeno a (NOMBRE DEL APELANTE) en concepto de autor por la falta de lesiones de que había sido denunciado a la pena de tres fines de semana de arresto, y al pago de las costas causadas en este procedimiento.
¡miento
Que debo condenar y condeno a (NOMBRE DEL OTRO HOMBRE QUE PARTICIPÓ EN LA PELEA) en concepto de autor por la falta dé malos tratos de que había sido denunciado a la pena de 10 días multa a razón de 1,2 euros días, apercibiéndole de que en caso de impago quedará sujeto a la responsabilidad subsidiaria del art. 53 C.P. y al pago de las costas causadas en este procedimiento.”
....
TERCERO: Se aceptan los hechos probados de la sentencia impugnada.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO: Se alza la parte recurrente frente a la resolución de la instancia sobre la base de un singular motivo cual es el de que llegó 10 minutos tarde al acto del juicio, lo que impidió su comparecencia, porque cuando decidió salir de casa para presentarse a la citación le entraron ganas de cagar y no pudo aguantarse. Simple y llanamente así.
Sin duda alguna, en la tesitura de escoger entre una y otra deposición, una, por evacuación del vientre, otra, por manifestación ante el Juez como acusado, cualquier persona habría de optar por la primera por los graves apremios que supone el caso de no ser satisfecha esa necesidad fisiológica, siendo poco higiénica la presentación ante un Tribunal en otras condiciones que no sean las de un completo descargo. Precisamente el recurrente sostiene que por hacer una cosa no pudo hacer la otra, lo que le supuso la inasistencia al acto del plenario y la condena por atender el Juzgador a una sola de las versiones, la del contrario. Sin embargo, pese a lo expuesto con anterioridad no podemos acceder a lo que se nos solicita porque la parte ni demuestra la existencia del sorpresivo apretón que refiere, ni acredita que, cuando después de sofocar sus presurosas consecuencias, acudió inmediatamente al acto del juicio, este ya había concluido.
Mucho nos tenemos que la que el recurrente llama causa de su inasistencia no sea sino una forma de burlarse de la administración de justicia que le ha condenado, que si bien admitimos con sentido del humor desdeñamos como motivo de apelación.
SEGUNDO: No existiendo costas en la apelación de la presente causa, resulta ocioso pronunciarse sobre las mismas.

VISTOS los preceptos y principios citados y demás de general y pertinente aplicación,

FALLO
DESESTIMANDO el recurso de apelación presentado por (NUESTRO HÉROE) contra la sentencia dictada por etc, etc. “

3 comentarios:

noemi dijo...

Gracias. Ahora sé que si estoy en una situación así, voy y me cago encima del escritorio del juez pero no le llego tarde....

Aura dijo...

Jajajajaja. Que locura. El magistrado se debió reír lo suyo redactando. Seguro que es la anécdota que le cuenta a sus nietos...

Rain (v.m.t.) dijo...

Oh, finalmente la escatología salió desestimada por la legalidad. El héroe fue cagado en todos los sentidos...

qué injusticia.