miércoles, 30 de mayo de 2007

Lo que queda del GRAN HOTEL de Salamanca


A través del señor Brujo conocimos la decisión de derribar el GRAN HOTEL de Salamanca. En estas dos fotos pueden ver ustedes el resultado conseguido.
Continuará...

7 comentarios:

El pez dijo...

El primer fin de semana de Mayo que fuimos a Salamanca pude comprobar en directo como tiraban los primeros muros. Todo un drama.

asterixiana dijo...

Todo dderribo tiene algo de terror...
aquí sería con tristeza.

DiaGer dijo...

Dijo Séneca :
"Una era construye ciudades, una hora las destruye"
Es lamentable la pérdida del patrimonio.
Aquí en Buenos Aires es algo muy común..y muy triste!!!

Anónimo dijo...

En alguna ocasión tuve la fortuna de albergarme en este vetusto hotel. Al lado de la Plaza Mayor más bonita del mundo, nunca debió derribarse, formaba parte del casco antiguo de esta bella ciudad.

¿Es posible derruir un edificio así en una zona declarada Patrimonio de la Humanidad?

Anónimo dijo...

Era el año 1999, me hospedé unos días en ese entrañable hotel, que han marcado para siempre mi vida. hoy, por casualidad, he visto que ha sido derribado y no puedo evitar sentir una gran tristeza. Salamanca, y su Plaza Mayor, el sitio con más magia que jamás he visitado.

Anónimo dijo...

Estuvimos en ese hotel, hace anos..y nos pareciò precioso.Saber que lo han derrumnbado..me da muchisima tristeza, aun tengo algunas fotos en los salones mas bonitos..se quedaran como recuerdos muy muy caros..
Que gran lastima

Luca de italia

Anónimo dijo...

Quizá el Edificio mereciera la pena, pero el hotel por dentro era un auténtico desastre. Lo mejor que podían haber hecho era cerrarlo. Estuve allí durmiendo unos meses antes de su cierre, y aquello era de juzgado de guardia.
Sólo le diré una cosa: conectamos 10 ordenadores portátiles, un cañón de proyección y una mesa de sonido y eso, hacía que no pudiera haber aire acondicionado, porque no había suficiente potencia.

Y pagamos a 80euros la habitación, fuimos 38 habitaciones, y a 200 Euros el día el salón.

... A todo cerdo le llega su San Martín...