sábado, 9 de junio de 2007

Por ejemplo: Un avión es secuestrado presuntamente por un grupo terrorista que amenaza con estrellarlo sobre un estadio de fútbol lleno de gente. Supongamos que el avión tiene 150 pasajeros y que, de estrellarse el avión, acabaría con la vida de 850 espectadores. Si efectivamente los terroristas estrellan el avión contra el estadio, causarán 1000 muertes (850 espectadores y 150 pasajeros del avión). Si no alcanzan su objetivo, y lo estrellan en los alrededores del estadio, supongamos que causará 250 muertes (150 pasajeros del avión y 100 transeúntes). Finalmente, si se echan atrás, no habrá ningún muerto.
Si la probabilidad de alcanzar el estadio es del 50%, la de estrellarse en los alrededores de un 30% y la de no estrellar el avión un 20%, el valor esperado del suceso es el siguiente:
1000 × 0,5 + 250 × 0,3 + 0 × 0,2 = 575 muertes.

Ejemplo extraído de

La valoración de la vida humana.
Sentencia del Tribunal Constitucional Federal alemán de 15.2.2006 (BVerfG, 1. BvR 375/05 vom 15.2.2006, Absatz. Nr. /(1.156))

Abstract
El 11.1.2005, se aprobó en Alemania la Ley Federal de Seguridad Aérea (Luftsicherheitsgesetz, en adelante LuftSiG) ante el temor de ataques terroristas como los sucedidos el 11 de septiembre de 2001 en Nueva York, Pennsylvania y el Pentágono. Su parágrafo 14 (que dice/decía: “El uso directo de las armas sólo está autorizado cuando de las circunstancias se infiere que la aeronave va a ser utilizada para atentar contra la vida de las personas, y es el único medio de evitar ese peligro actual.”), permitía al Ministro de Defensa ordenar a las Fuerzas Armadas el derribo de una aeronave presuntamente secuestrada si era el único modo de evitar su uso para atentar contra la vida de las personas. Finalmente, el 15.2.2006, el Tribunal Constitucional Federal alemán declaró la inconstitucionalidad de la Ley por vulnerar el derecho a la dignidad humana (§1.1 GG) y a la vida (§2.2 GG) y, además, por razones competenciales.

No hay comentarios: