jueves, 28 de junio de 2007

LA UTOPÍA (flaca y arrugada) DEL ROCK





Hoy es 28 de junio de 2007.

Y la noche fue feliz. Gracias a N., y a A., y al Pez.
Salud.

Agencia Efe:

Veinticinco años después de su histórico primer concierto en el Vicente Calderón, los Rolling Stones han regresado la pasada noche al mismo escenario para volver a conquistar Madrid con una irresistible descarga de rock and roll. Estaba anocheciendo cuando tras el ruido de una traca se han escuchado los acordes de Start me up y Mick Jagger ha saltado al escenario enfundado en una llamativa chaqueta verde, escoltado por los guitarristas Keith Richards y Ron Wood, que se movían como dos hienas detrás del vocalista.

El escenario se desplaza entre el público sobre el terreno de juego para regocijo de los espectadores más jóvenes. Charlie Watts, el decano del grupo, 64 años, sigue tocando la batería con una autoridad increíble. Mezclados entre el público encadenan It's only rock and roll, Satisfaction y Honky tonk woman, una descarga de la que el físico de Jagger no se resiente. Luego todo se tiñe de rojo. El cantante de los Stones lleva una levita roja para interpretar subido a una pasarela del escenario Simpaty for the devil.

4 comentarios:

Nacho Montoto dijo...

Utópicos saludos, a la vez que tópicos.

Nicho dijo...

En esta versión, Mick Jagger cantaba con la voz descalza, ensuciada de la negra energía de la calle. Parece que una fiebre azul nos quiere decir algo desde su mirada. Todo es luz, aunque sea una luz revuelta. Siempre disfruté esta canción, como si fuera una fruta prohibida. Es la mejor invitación que he oído al desorden vital y energético de los sentidos. Un himno al frescor perpetuo del caribe, a la perpetuación del domingo imposible. Si se observa, en el último minuto y veinte segundos, la canción se lentifica y enturbia, se hace cada vez más pesada, va haciéndose una bola enorme con una voz que nace de las mismas entrañas de una garganta. Es un final cantado por una voz descalza y ensuciada. Ensuciada de blues.

Rain (v.m.t.) dijo...

¡Qué dionisíaco mi amigo!

anag dijo...

eso de ver a un señor de 60 años cantando satisfaction...no sé, no sé, no sé.
besos¡