miércoles, 11 de julio de 2007

Ejercicios de estilo (Raymond de Queneau)

Relato

Una mañana a mediodía, junto al parque Monceau, en la plataforma trasera de un autobús casi completo de la línea S (en la actualidad el 84), observé a un personaje con el cuello bastante largo que llevaba un sombrero de fieltro rodeado de un cordón trenzado en lugar de cinta. Este individuo interpeló, de golpe y porrazo, a su vecino, pretendiendo que le pisoteaba adrede cada vez que subían o bajaban viajeros. Pero abandonó rápidamente la discusión para lanzarse sobre un sitio que había quedado libre.
Dos horas más tarde, volví a verlo delante de la estación de Saint-Lazare, conversando con un amigo que le aconsejaba disminuir el escote del abrigo haciéndose subir el botón superior por algún sastre competente.

Alguna explicación, con ejemplos.

El índice.

3 comentarios:

MadHatter dijo...

Felicidades por tu blog, un blog genial, en breve le linkeare en el mío. Decir del post y más especialmente de Queneau que es todo un mito dentro de la cultura y la literatura, tanto por la patafísica como por otra de sus queridas obras: zazie en el Metro.
Gracias por recordarme a este autor, hacía tiempo que no oía nada sobre él.

Rain (v.m.t.) dijo...

¡Me asusta no haber leído hasta ahora a RQ!
¡Me alegra que lo conozca a través de ti!

Suelo enviar bendiciones terrenales cuando me emociono, siendo yo una bordeline de las bondades lúdicas :)

uuuuhhh, qué manera de escribirte a esta hora en que se suponía debía estar durmiendo. Más tarde vuelvo por aquí.

Abraxo.

Nicho dijo...

Gracias, MadHatter: haré lo mismo.

Me alegro de que te guste RQ, Rain. Es muy interesante, e ingenioso.