domingo, 8 de julio de 2007

ocho nihilidades que empochecían al señor nichodades

Me invita mi amiga Sweet Rain a participar en un juego. Como soy un tramposo, sólo voy a jugar en la parte que dice que hable del señor N. (que es fascinante, perdón, quería decir abracadabrante). Ocho cosas (perdón otra vez, la autocita es síntoma consuetudinario de mala educación, de un yo insatisfecho, pero ambiciosillo, vamos, es una práctica digamos que asquerosilla. Pero, entonces, el hipervínculo sólo sería bien visto en su versión de heterovínculo, nunca en la de onanovínculo. No sé, a veces me gusta hipervincularme incluso, debe de ser que estoy muy malamente educado. Lo consuetudinario no caló en mí) debo decir cerca del señor N.

Pero este hombre me dejó hecho este post, sólo tuve/tube/you que entrebuscar en sus papeles.

Pues con la lacónica sinceridad propia de un consuetudinario padre de familia, el citado señor dejó escrito a lápiz en una libreta fatigada por el tiempo lo siguiente, que transcribo:

1. Me gusta la fiesta de los toros. De ahí, quizá, mi atracción por la carne de vaca, mi comida preferida, sin duda (después de las navaleiras). Los toros de Veragua me fascinan.
También me gustan los tigres ("la peligrosa simetría del tigre"), los gusanos de seda y las águilas.
Y las arañas.
El caballo y la rana (si alguien chupa la piel de un sapo vivo, vivirá alucinaciones: la piel del sapo produce alucinógenos).
2. Me gusta el fútbol. Y el baloncesto. Y el atletismo, la natación, el alpinismo (nunca he hecho alpinismo), la gimnasia artística, el balonmano y el voleibol.
Y el ping pong.
3. Estoy sumergido la mayor parte del tiempo en un estado de alucinante vagancia. No obstante, me suceden repentinos ataques de alucinante hiperactividad.
4. En política me defino como republicano, opción que quizá tenga la pega de ser un poco elitista. (Espero no confundir elitista con minoritario. De todas formas, es minoritario).
5. No soy abstemio, ni vegetariano (ya se dijo), ni abstencionista, ni tradicionalista. Pero soy un vago admirador de ciertas tradiciones.
6. Adoro las esfericidades femeninas en todas sus manifestaciones.
7. Prefiero la literatura a todas las demás artes: es algo que no puedo evitar. Una catedral, una cantata o un cuadro pueden dejarme anonadado, pero luego me pongo a leer a Valle-Inclán y todo eso como que me parece insuficiente.
8. O sea, que soy miope.


1 comentario:

Rain (v.m.t.) dijo...

¡Qué nihilidades tan juguetonas, expansivas, sensuales y estimulantes!

Tú disfrutas la existencia y yo te quiero mi amigo, por estos placeres que brindas: así que creo en la amistad vía blogósfera, con sus hálitos y neomodos de comunicarse. Separados estamos, es verdad, mas muchos destellos y oscuridades nos aproximan :)

Abraxo.