lunes, 10 de septiembre de 2007

4 de agosto de 2067

Me he levantado sin nada de resaca. Como un jabato. He desayunado fruta. He hecho gimnasia. He ido a la compra. He nadado. No he discutido con nadie. He puesto la mesa. He bebido vino de la Ribera del Duero como un descosido durante la comida. Luego, en vez de echarme la siesta, y levantarme una hora después con un humor de perros, me he puesto a leer como un descosido. He leído con una singular fluidez vitivinícola. Era la primera vez que experimentaba esta especie de fluidez. Las palabras que iba leyendo pasaron a una velocidad increíble por mi mirada mientras, es un suponer, la realidad flotaba y flotaba a su ritmo, a su bolerique. Después, como un auténtico jabato, ya digo, me fui a nadar otra vez, mogollón de largos que me hice en todos los estilos. Volví a mi casa y me afeité, la espuma del afeitado estaba toda llena de sangre, pero a mí me daba igual, y me duché. Cuando salí de la ducha ya casi no sangraba. (Las cortaduras fueron mínimas, me di alcohol 96 para desinfectarlo todo, aspiro a ser un tío epidérmicamente desinfectado). Me sequé y me vestí. Durante la noche tomé lo siguiente: un plato de sopa de cocido, una dorada a la parrilla, un chuletón de más de medio kilo de carne de vaca de la zona, patatas fritas y ensalada mixta de acompañamiento, media barra de pan, un litro y medio de cerveza, dos rajas de melón, una ración de tarta de whisky, un puro cohíba, cuatro cubatas de ron con cocacola (que no me gustan nada), media cajetilla de tabaco, dos tercios de cerveza, dos copas de aguardiente, un chocolate con una docena de churros, un vaso de leche con una aspirina, un vaso de agua, un litro de agua, una aspirina efervescente, un bocadillo de chorizo, otra aspirina. Finalmente, me fui a la cama y dormí como un lirón.

2 comentarios:

Aura dijo...

Jajajajajajaja.

¿Sólo?

El pez dijo...

Con media barra de pan para empujar no tiene mérito.