lunes, 17 de septiembre de 2007

6 de agosto de 2067

Sólo tengo uñas en los dedos pulgares. Los demás dedos de mis manos exhiben unos muñones intestinados. Siempre he tenido las manos así. Me dijeron que fueron guillotinados cuando era muy niño, todos de golpe. Unos enemigos de mi padre me utilizaron para presionarlo en no sé qué asunto. A partir de ahora, tendrás el tacto herido (de ausencia: mutilado, huido), me dijeron para consolarme. Cuando me hice mayor, no obstante, ligué mucho. A las mujeres que me sedujeron les gustaba el roce cicatrizado de mis dedos.

3 comentarios:

Rain en ZQ. dijo...

Como una bofetada con sarcasmo...plaaaf ¿es de Leopoldo María Panero?

¿es un texto reciente? no lo ubico, porque adquirí su obra completa de poemas y prosa, mas sé que hay textos suyos escritos hace poco...

¡Salute!

Nicho dijo...

Siento decepcionarte: es del señorito de Nichodades.

¡Salute!

Estupor dijo...

Seguro que al perturbado de Oscar le encanta. A mi me encanta. Me ha hecho pensar en una señora sin piernas que vi el otro día por la Gran Vía.
*
Saludos, Señor Nicho, y gracias por su último comentario en el Ojo. Ha sido sublime: el mito de San Juan Bautista + el mito de Narciso.