jueves, 13 de septiembre de 2007

Graciosa, gentil, serena, humilde, dulce, suave, milagrosa, maravillosa

TAN GRACIOSA...

Tan graciosa y gentil se manifiesta
la amada mía si serena pasa
que las lenguas temblando quedan mudas
y que los ojos ni a mirar se atreven.

Ella se aleja, oyéndose alabada,
benignamente de humildad vestida,
y da la sensación de haber venido
desde el cielo, a manera de un milagro.

Muéstrase tan gracisosa a quien la mira
que, al verla, nos produce una dulzura
que no puede entender quien no la prueba.

Y parece que exhale de sus labios
un espíritu suave, de amor lleno,
que al alma va diciéndole: Suspira.

Alabanza de Beatriz

Lleva en sus ojos al amor sin duda
la que embellece todo lo que mira;
y tal respeto su presencia inspira,
que el corazón le tiembla al que saluda.

Dobla él la faz que de color se muda
y sus defectos al sentir suspira;
huyen ante ella la soberbia e ira;
¡oh bellas, dadme en su loor ayuda!

Toda dulzura, toda venturanza
nace el alma del que hablar la siente;
mas, si en sus labios la sonrisa brilla,

se muestran tal, que ni la lengua alcanza
nunca a decir, ni a comprender la mente
tan nueva e increíble maravilla.

por Dante Alighieri

4 comentarios:

Aura dijo...

Leí hace poco que Dante pertenecía a una especie de sociedad secreta que se llamaban los "Fidele d'Amore" y que querían proyectar en sus textos literarios el amor cortés hacia una dama (que era algo más que un amor). A partir de ese amor los Fidele querían alcanzar a Dios y las amadas eran a menudo comparadas con una santa o con la Virgen, por ejemplo, eran ejemplos de irtud sobre la Tierra.
Esto viene a cuento de los preciosos poemas, que creo que reflejan este amor espiritual... A mí me emocionan, la verdad.

Un besito Nicho.

Nicho dijo...

A través del amor a una dama se puede alcanzar el infinito.

Gracias, Aura, sus comentarios son siempre encantadores.

Rain en ZQ. dijo...

¿A través del amor a un varón se podrá alcanzar el infinito?

Imagino a Dante reunido con los Caballeros de aquella Sociedad secreta en elevación agradecida a lo que le inspiraba su dama. Y me pregunto en qué intesticios se filtraba el deseo pasional por el cuerpo femenino o si era sublimado en esa consagración a lo ideal, la mujer pura, la mujer perfecta.


Salute querido amigo.

Nicho dijo...

Rain, no lo sé, pero creo que no.