domingo, 23 de septiembre de 2007

He leído bastante a don Julián y a Javier, Marías, respectivamente, y para mí el principal manantial del que bebe el segundo brota de los terrenos del primero (es una posible encarnación de aquella frase célebre de Paul Valéry: "La sintaxis es una facultad del alma"), en la prosa, la argumentación, el fraseo, el esfuerzo por ir un poco más allá. Espero ansioso -me gusta estar ansioso- la última parte de "Tu rostro mañana", que aparecerá el día 24 (también me gusta la serie "24", coño), lunes. ¿Cómo será tu/mi rostro mañana? Aura, en su post "Je Suis Désolé", hablando de otra/(la misma) cosa, parece que nos sintetiza en un párrafo la idea de por dónde va el asunto:

"No lo sé. Sé que la persona en quien confías cada día al despertar de repente puede ser hostil, puede ser un extraño, puede desaparecer. Y eso me aterroriza. La volubilidad. La facilidad con que los grandes sentimientos se volatilizan en aras de la conveniencia."

3 comentarios:

Aura dijo...

(Sonrisa)

Esta mañana pensaba que al despertar todos nos sentimos un poco huéspedes de Barbazul. Escudriñar rostros... Que cansado.

grande dijo...

grande

la vida soñada de los ángeles dijo...

Valió la pena leer la entrevista a Javier Marías y el post de Aura.

Querría contar en este momento con algo más que lo que tengo... (perdón por la paradoja, sea como fuere gracias).