domingo, 30 de septiembre de 2007

tarde de domingo en septiembre

iluminada
de arañas de tedio,
desharrapada,
(desangelada)

ala de urgencia,
amarillecida luz,
bana melena,

por los traspatios
de la hora sucede
la tarde roja,

tarde ya blanca,
esqueletura gótica,
tras/luz del infierno

3 comentarios:

Aura dijo...

Así que tu tarde también es así...

He agarrado el reloj por el cuello, y desplumo los minutos de forma concienzuda, mientras me reflejo en lo de afuera a través de la persiana.
Los sueños de la mañana quedan lejos ya... Voy a hacerme un zumo.

grande dijo...

GRANDE ensoñado

la vida soñada de los ángeles dijo...

Delicada tarde con su armazón deshecha y su música... Dicen que los domingos son desoladores. Creo que no los percibes así, porque en los domingos, la ciudad de alguna manera descansa como aquel que en ella pasa las horas haciendo lo que cualquier día no es igual...