jueves, 25 de octubre de 2007

15 de agosto de 2067

Este verano no había visto ni una mosca. Hasta que apareció una. Pequeña y nerviosa. Quise hacerme su amigo. Antes, era ver una, una mosca, y sólo pensaba en una cosa: aplastarla. Pero con ésta me entró una ternura especial,… no sé.

1 comentario:

Aura dijo...

Nos volvemos blandos, Nicho, ¿qué será lo próximo? ¿rescataremos hormigas del fregadero?