miércoles, 14 de noviembre de 2007

28 de agosto de 2067

Este día el señor Nichodades puso esto en su diario irritado, entre comillas:

“Estornudó dos veces y su tos le supo al agua del mar, al sabor de las manos de su amada utópica, a un cuello imposible apenas vislumbrado cuando entonces, a humo amargo y a telarañas de medusas.”

2 comentarios:

Aura dijo...

Cuánto había retenido en sus pulmones, don Nicho. Yo hoy al despertar bostecé, y me pareció tragarme toda la mañana.

Rain (Virginia M.T.) dijo...

La imagen de cuello anudándose con las otras imágenes queda delicada...

a eso le llamo delicatessen verbal.