sábado, 31 de marzo de 2007

A la busca de un final lírico (26)

.lunares. rojos.
.parpadean. redondos.
.en. el. suelo. gris:
.iridiscentes. huellas,
.gotas. de. muerte.

viernes, 30 de marzo de 2007

Love me two times



Sobre canes: (a propósito de este sublime comentario:
Anónimo dijo...
quien es esa perra?)






miércoles, 28 de marzo de 2007

1 hora, 20 minutos y 37 segundos


"Yo soy un propietario rural insignificante que siempre ha pagado la contribución".

martes, 27 de marzo de 2007

A la busca de un final lírico (25)

Octavio Paz: "No hay fin y tampoco hay principio: todo es centro".

lunes, 26 de marzo de 2007

PENXAMIENTOS (UNA XÍN/TESIS DE CIERTAS RUTINAS)

Era invierno y estaba todo el día pensando que nada era real. A veces soñaba que todo iba bien, que las fresas eran reales, que las rosas sentían su propia música triste.

Yo era un poeta y tú, una lejanía.

Tenía un extraño vacío de ansiedad,
como un deseo de otro
que me hubiese poseído.

Una nada de aire
instalada en mi carne deseosa, caliente, furiosa,
cansada, como un cielo vibrante de música
harto de ser mirado.

Lo tenía, algo parecido a la nada. Piedras en el aire. Piedras en mi boca. Sueños inflados de rocas. Rocas desparramadas como naranjas. Piedras en mi mirada. Piedras en mi nube.

¡Oh dulce rojez de mis penxamientos callados!

Y ahora, antes también, quizá. Siempre.
Ser oxcuro es ser sucio. Pero hay almas de terciopelo hermético.

Pienxo mucho más tiempo que pienso.
Eso ya se sabe.
En la xangre más que en la sangre vivo.
Elucido acerca de tu sonrixa más que sobre tu risa.

El xilencio resuena en la bóveda
de tu boca de xeñorita.
Y beso/bexo/betzo sólo tus labiox, olvidados tus labios.

Adoro tu expalda blanca,
paixaje difuxo de cálidos olores.

Fantaxma heterodoxo, el dexeo.
Me axusto, ya nunca me asusto.
Y me dexengaño, y siento, qué digo,
xiento noxtalgia de tu extilo hemoxo.

Dexeo, sí (claro que xí) mucho más tiempo que deseo.

Yo era un poeta y tú, una lejanía,
la tarde futura buscaba su melancolía.

Las paredes del vacío palpitan como las expaldas de la noche femenina y fría.

Tu piel sonroxada clarea tiernas tranxgresiones,
como una arboleda oceánica de xeda y púrpura.

Lloro en la claridad artificial del invierno,
entre lujox de silencio y xoledades de azul.

Cuánto se besan las gentes, cuánto se desasoxiegan.

Ya lo dije antes:
Yo era un poeta
y
tú,
una lejanía.

domingo, 25 de marzo de 2007

sábado, 24 de marzo de 2007

Longtemps, je me suis couché de bonne heure (6)

Estuve todo el día detrás de un beso de Consuelo. Se lo pedí de buenas, en primera instancia. Se lo volví a pedir, progresivamente ansioso (asnioso). No supe saber el porqué, pero se me impuso como una necesidad imperiosa recibir y dar un pedazo de morreo a la nebulosa Consuelo. Me arrodillé (luego me dolerían las rodillas de cojones, pero por poco tiempo, ay), me arrastré (ídem con mi caja torácica), me humillé como si fuera un cualquiera desahuciado de su cualquierismo.
Estuve todo el santo día pidiéndoselo.
- ¿Pero todavía no te has dado cuenta de que hoy, al final del día, va a empezar a suceder la postrera noche?.

LA ÚLTIMA NOCHE DEL MUNDO, por Ray Bradbury.

En anteriores episodios (previously on Nicho's):

UNA ROSA PARA EMILIA, de William Faulkner.
MENOS ESCRÚPULOS, de Javier Marías.
LA PISCINA HUÉRFANA, de John Updike.
UN CUENTO DE HADAS, de Vladimir Nabokov.
SEDA, de Alessandro Baricco.

jueves, 22 de marzo de 2007

UNA RACIÓN DE VÍDEOS

Jonas Mekas hace un vídeo diario (hará 365 en el año 2007, pues).

A través del excelente blog de Otomano, este señor se entera de que existen unas chicas tan neoyorquinas (nuevayorquinas, nuevayogurinas algunas), que se pasan el día sin hacer nada. Aquí una que va con su perrito. Otra haciendo de Sharon Stone en el parque. O esta mujer protagonizando un momento realmente estelar, un suspiro en el que se aprehende eso tan difícil, tan extraño, tan ausente (absente) como la hora verde.

el misterio de volverse físico es verde
el caos perfecto es verde
el camino que lleva al punto O es verde
la conciencia es verde
la intención es verde
el ADN que construye el alma es verde
el amor y su muerte es verde
(Gracias O/O).

miércoles, 21 de marzo de 2007

El principio de correlación de ingresos y gastos

No me lo podía creer. El otro día, mientras nadaba con mi tortuga cincuentona en el mar, rodeado de turistas, encontré un billete de 50 €. Apareció de golpe: allí estaba flotando delante de mí. Mojado e intacto. El dinero siempre es virginal, aunque traiga consigo toda la memoria del mar. Virginal y culpable. Miré alrededor diríamos que instintivamente (estúpidamente), con la culpabilidad de ver si se le podía haber caído a alguien. En ese momento también fui plenamente consciente de que ese billete corría un grave peligro: volver a perderse en la inmensidad del mar. Cualquier monstruo marino se lo podría tragar. Quién sabe qué avatares, qué vicisitudes, qué peligrosidades le esperaban al pobre billete. Por eso decidí que no me había visto nadie apropiarme de él, salvándolo. Y si alguien lo hizo, pensaría que era una hoja, un alga, un mero reflejo. Una alucinación. Y si me hubiese visto alguien, qué podría haber pasado. Le podría haber dicho que era mío, que se me acababa de caer, yo qué sé. El careto de tío habría sido de antología.
Pero como soy un perro viejo, al cogerlo me dije: "Es mío. Pero sé que un día no muy lejano -quizá hoy, o a lo mejor fue ayer o hace ya un tiempo- voy a perder algo, voy a olvidarme de alguna cosa. Y esto sucederá - o sucedió ya- indefectiblemente. Para restablecer el equilibrio, aunque sea."
Lo puse a secar sujetado con una pinza, parapetado entre un biquini y unos calcetines.
Luego, invité a mi querida tortuga a lo que comen las tortugas, que no sé qué es, ni me voy a levantar ahora a mirarlo.

martes, 20 de marzo de 2007

A la busca de un final lírico (veinticuatro)

Juan Ramón Jiménez (JRJ), en el poema suyo suyísimo "Tiempo" (inacabado; en borrador, pues, se quedó), escribió esta línea:

"Qué posibilidad de estado normal más tranquilo, una posible muerte; el hombre como una roca espiritual de luz hecha sombra, dejándose invadir de su vivido universo rítmico".
------------------

lunes, 19 de marzo de 2007

La Petite Poupée Basset por Hans (Jean) Arp
Muñeca, por Jean Arp

Soy una muñeca.
Pero un alma
me vendría de perlas.
¿Por qué no soy una canción?
¿Por qué no tengo alas?
¿No hay nadie
que quiera darme al menos
una cola de plata?
Una cola de plata
un arroyo que murmure a mi paso.
Tengo la cabeza de porcelana.
Sobre la cabeza un sombrero de porcelana
no estaría de más.
Sí, sería tan necesario
como una cruz sobre una campana.
Soy pobre.
Estoy desnuda.
Pero nada hay que no me hayan prometido ya.

De Hacia el blanco infinito

Poupée

Je suis une poupée.
Mais une âme
me viendrait bien à propos.
Pourquoi ne suis-je pas une chanson?
Pourquoi n’ai-je pas d’ailes?
N’y a-t-il personne
qui veut me donner au moins
une traîne d’argent?
Une traîne d’argent
un ruisseau qui murmure derrière moi.
Ma tête est en porcelaine.
Sur ma tête un chapeau en porcelaine
ne serait pas exagéré.
Oui, il serait aussi nécessaire
qu’une croix sur une cloche.
Je suis pauvre.
Je suis nue.
Et que ne m’a-t-on pas déjà promis!

De Vers le blanc infini

sábado, 17 de marzo de 2007

viernes, 16 de marzo de 2007

Longtemps, je me suis couché de bonne heure (5)

Consuelo, aquel día en que había descubierto el vacío inconsútil de la seda, se levantó con la puntualidad desorientada del insomne.
-----Desayunó café negro.
-----Pero antes se tomó un huevo crudo (prehistórico como una piedra de río).
Se vistió con la sutileza de costumbre. Se aseó utilizando una palangana. Con jabón tibio enjabonó sus tibiezas.
-----Nunca se duchaba por la mañana.
-----Nunca se duchaba.
Hizo tiempo, anduvo de aquí para allá. Trasteó.
Cogió el metro en Tirso de Molina. Cuando alcanzó la correspondencia con el tren de Cercanías se bajó. Se subió al tren. Por la ventanilla del tren pasaron todos los reflejos habidos y por haber. Llegó a Alcalá de Henares. Caminó durante unos veinticinco minutos hasta que llegó a la calle Libreros. En un rincón de esta calle había una fábrica de hielo. Consuelo estuvo regentando esta fábrica durante un tiempo.
-----Mogollón de tiempo.
A mediodía paseó por la porticada calle Mayor.
-----Se tomaba siempre dos riojas con sus correspondientes aperitivos.
-----Navaleiras, tortilla de patata recién hecha, pimientos con algo.
No recordaba. Sólo soñaba.
-----Sólo esperaba.
Luego siguió haciendo tiempo. Anduvo de aquí para allá. Saludó a un conocido. Cogió el tren de Cercanías. Se fue limando las uñas -¿de papel de arroz?- durante el viaje. El pañuelo de sus manos se puso más blanco que nunca. Una película de viento abstracto pasó por la ventanilla del tren.
Después de unos cuantos kilómetros y de nueve paradas, llegó a Atocha.
Cogió el metro y se bajó cuando llegó a Tirso de Molina.
-----Al llegar a casa se desvistió con la sutileza de costumbre.
Se bañó entonces en agua hirviendo contaminada con ciertas sales aromáticas. La espuma cubría todo su cuerpo como si fuera una gaviota descansando en una nube de lluvia.
-----Descansando de una lluvia de nubes.
La espuma burbujeó. El vaho formó una niebla turca. Su corazón latió con estruendosa lentitud.
Al llegar la buena hora temprana de acostarse, dijo:
----- - Julio, estoy muerta de sueño. Pero léeme otra vez la historia de Hervé Joncour.
Así fue como aquel día Consuelo se precipitó de nuevo en un abismo sedoso.

SEDA, de Alessandro Baricco.

En anteriores episodios (previously on Nicho's):

UNA ROSA PARA EMILIA, de William Faulkner.
MENOS ESCRÚPULOS, de Javier Marías.
LA PISCINA HUÉRFANA, de John Updike.
UN CUENTO DE HADAS, de Vladimir Nabokov.

jueves, 15 de marzo de 2007

CUENTOS DE CANTERBURY, por Geoffrey Chaucer

3. LA DESPEDIDA DEL AUTOR.

Ahora ruego a todos aquellos que oigan o lean este pe­queño tratado que, si hay algo en él que les complaz­ca, que se lo agradezcan a Jesucristo Nuestro Señor de quien procede toda sabiduría y bondad. Pero si encuentran algo que no les agrade, entonces les ruego que lo atribuyan a mi incompetencia y no a mi falta de voluntad, pues con mu­cho gusto hubiese hablado mejor de lo que puedo. Como dice la Biblia: «Todo lo que se escribe, se escribe para nuestra enseñanza.» Tal ha sido mi objetivo.Por consiguiente, os pido humildemente, por el amor de Dios, que recéis por mí, para que Cristo tenga piedad de mí y me perdone mis culpas, particularmente mis traducciones, y escritos de obras de vanidad humana, de las cuales me des­cargo en esta retracción: Trolo y Cresida, La Casa de la Fama, La leyenda de las buenas mujeres, El libro de la duquesa, El Parla­mento de las aves, aquellos de Los Cuentos de Canterbury que tienden hacia el pecado, El libro del león y muchos otros libros si pudiese acordarme de ellos; y también algunas canciones y trovas lascivas. Que Cristo, en su gran compasión, me perdo­ne el pecado.En cambio, de las traducciones de la Consolación, de Boe­cio, y otros libros de leyendas de santos y obras de moralidad y devoción, de todas ellas doy gracias a Nuestro Señor Jesucristo y a su Bendita Madre y a todos los santos del Cielo, ro­gándoles que me envíen la gracia que me permita lamentar mis pecados y estudiar la salvación de mi alma, desde ahora hasta el día de mi muerte; y que me concedan la gracia de la verdadera penitencia, confesión y castigo en esta vida, a tra­vés de la gracia misericordiosa de aquel que es Rey de Reyes y Sacerdote sobre todos los Sacerdotes, el cual nos redimió con la preciosa sangre de su corazón. Ojalá pueda ser uno de los que se salven el día del juicio Final. Qui cum patre et Spiri­tu Sanctu vivit et regnat Deus per omnia secula. Amén.

AQUÍ TERMINA EL LIBRO DE LOS CUENTOS DE CANTERBURY COMPILADOS POR GEOFFREY CHAUCER, DE CUYA ALMA TENGA JESUCRISTO PIEDAD. ASÍ SEA.

miércoles, 14 de marzo de 2007

martes, 13 de marzo de 2007

A la busca de un final lírico (22)

...
6.52 Nosotros sentimos que incluso si todas las posibles cuestiones científicas pudieran responderse, el problema de nuestra vida no habría sido más penetrado. Desde luego que no queda ya ninguna pregunta, y precisamente ésta es la respuesta.
6.521 La solución del problema de la vida está en la desaparición de este problema. (¿No es ésta la razón de que los hombres que han llegado a ver claro el sentido de la vida después de mucho dudar, no sepan decir en qué consiste este sentido?)
6.522 Hay, ciertamente, lo inexpresable, lo que se muestra a sí mismo; esto es lo místico.
6.53 El verdadero método de la filosofía sería propiamente éste: no decir nada, sino aquello que se puede decir; es decir, las proposiciones de la ciencia natural –algo, pues, que no tiene nada que ver con la filosofía-; y siempre que alguien quisiera decir algo de carácter metafísico, demostrarle que no ha dado significado a ciertos signos en sus proposiciones. Este método dejaría descontentos a los demás – pues no tendrían el sentimiento de que estábamos enseñándoles filosofía-, pero sería el único estrictamente correcto.
6.54 Mis proposiciones son esclarecedoras de este modo; que quien me comprende acaba por reconocer que carecen de sentido, siempre que el que comprenda haya salido a través de ellas fuera de ellas. (Debe, pues, por así decirlo, tirar la escalera después de haber subido.) Debe superar estas proposiciones; entonces tiene la justa visión del mundo.
7 De lo que no se puede hablar, mejor es callarse.

Final del TRACTATUS LOGICO-PHILOSOPHICUS.
LUDWIG WITTGENSTEIN.

domingo, 11 de marzo de 2007

UN ESPEJO ARDIENTE

Una niebla hueca se había posado en sus pulmones (o por ahí), como escondiéndose en una hura de ausencia,
mientras veía un lacito de seda atado a su blanco brazo, ese terciopelo de brillo y deseo,

un azar soltado en el olor del aire,
la carne perfeccionada celebrando la exaltación del vuelo devengado.

Caía la tarde dulcemente cansada
de tanto domingo imposible.

Y la mujer -¿se llamaría Marta, Teresa, Albertina,...?
ajenamente amarilla.

Brillos pulidos por esa tristeza
que tiene la tarde en su hora sonámbula.

En los cristales, los reflejos abstractos y cambiantes
de luces, como la memoria autofotografiada.

Caía la tarde ya destemplada, ya destemporalizada.

Huía como una figura en sombra
envuelto en el incendio triste de si pasado.

Había un olor a olvido en el aire.

Y ella era como un arcoiris eléctrico,
una obscenidad de boca, voz, labios, lengua,
un infierno de delgadez y orgasmos.

Un ritmo hueco de calor.

Los dedos de ella, heridos de madrugada y blancor,
le marcaron la espalda de crímenes dactilares,
le revolvieron de ternura criminal
el cabello que no tienía.

Y DESPUÉS:

El vuelo silencioso de la mariposas de la madrugada.

Una nube de polvo seco
se desvanece, como los recuerdos en los cristales y
el espeso blancor de su olor.

Y AL FINAL:

Ella se pintaba los labios
mirándose en un espejo ardiente.

sábado, 10 de marzo de 2007

viernes, 9 de marzo de 2007

A la busca de un final lírico (twenty one)

CONCLUSIÓN (LAS MIL Y UNA NOCHES: traducción de Pedro Pedraza y Páez de la versión de Antoine Galland)

Shahrázád había terminado sus cuentos, y no acertando a comenzar otro, se postró a los pies del Sultán, diciendo con voz suplicante:
- Poderoso Rey del mundo, durante mil y una noches vuestra esclava os ha contado historias divertidas. ¿Estáis satisfecho o persistís en vuestra resolución?
- Cortarte la cabeza sería demasiado poco -repuso el Sultán-. Tus últimas historias me dejan anonadado.
Entonces
Shahrázád hizo una señal a la nodriza, y al punto apareció ésta conduciendo a tres niños. Uno de ellos caminaba solo, el otro hacíalo con ayuda de las andaderas, y el tercero estaba aún en lactancia.
- Gran Príncipe, ved aquí vuestros hijos: no por el mérito de mis cuentos, sino por el amor a ellos, os suplico que me hagáis gracia de la vida. ¿Qué sería de estas tiernas criaturas si yo muriese?
Y estrechaba a los niños contra sí deshecha en lágrimas.
El Sultán, conmovido, abrazó también a sus hijos.
- Te perdono -dijo luego- por amor a estos niños y porque tienes corazón de madre. ¡Vive feliz!
La fausta nueva cundió pronto por la ciudad y de nuevo volvieron a oírse los más subidos elogios del Sultán, sabio, prudente y generoso.
A la mañana siguiente, el Sultán reunió su Consejo y dijo, dirigiéndose al Visir:
- Que el Cielo te recompense por el servicio que has prestado al Imperio y a mí mismo, interrumpiendo el curso de mis crueldades. Tu hija
Shahrázád, que me ha dado tres hijos, es mi esposa favorita.
Inmediatamente ordenó que durasen treinta días las iluminaciones del palacio y los banquetes, a los que admitirían a todos, en honor a la Sultana
Shahrázád.
Al mismo tiempo hizo riquísimos presentes a sus cortesanos y repartió cuantiosas sumas entre los pobres, que lo bendecían con lágrimas de gratitud y alegría.
El Sultán vivió muchos años, sin que ningún hecho desagradable turbase la paz de su próspero reinado.

Mucho antes de esta CONCLUSIÓN se dijo algo sobre los INFIERNOS MUSULMANES:

Alá fundó un Infierno de siete pisos, cada uno encima del otro, y cada uno a una distancia de mil años del otro. El primero se llama Yahannam, y está destinado al castigo de los musulmanes que han muerto sin arrepentirse de sus pecados; el segundo se llama Laza, y está destinado al castigo de los infieles; el tercero se llama Yahim, y está destinado a Gog y a Magog; el cuarto se llama Sa'ir, y está destinado a las huestes de Iblis; el quinto se llama Sakar, y está preparado para quienes descuidan las oraciones; el sexto se llama Hatamah, está destinado a los judíos y a los cristianos; el séptimo se llama Hauiyah, y ha sido preparado para los hipócritas. El más tolerable de todos es el primero: contiene mil montañas de fuego, en cada montaña, setenta mil ciudades de fuego, en cada ciudad, setenta mil castillos de fuego, en cada castillo, setenta mil casas de fuego, en cada casa, setenta mil lechos de fuego, y en cada lecho, setenta mil formas de tortura. En cuanto a los otros infiernos, nadie conoce sus tormentos, salvo Alá el misericordioso.

Libro de las Mil y Una Noches, noche 493.

miércoles, 7 de marzo de 2007

UN MONÁRQUICO METAFÍSICO



En YouTube está la entrevista entera.

You’ll Never Walk Alone

Written by Rogers and Hammerstein for the 1945 Broadway musical 'Carousel', Gerry Marsden and his Pacemakers performed the song in Liverpool clubs during the birth of Merseybeat. "The audience would just stop, stand and listen. It had this immediate effect," says Marsden. Released in October 1963, YNWA was the Pacemakers' third consecutive number one and nowhere was it more popular than on the Kop, as fans sang along with the PA before matches. When it fell from the top spot, Kopites continued to sing it and YNWA has been played and sung at Anfield ever since.

When you walk through a storm
Hold your head up high
And don't be afraid of the dark
At the end of the storm
Is a golden sky
And the sweet silver song of a lark

Walk on through the wind
Walk on through the rain
Tho' your dreams be tossed and blown
Walk on, walk on
With hope in your heart
And you'll never walk alone
You'll never walk alone

martes, 6 de marzo de 2007

DECÁLOGO LIBERAL

El 1 de abril de 1954 se publicó en las páginas de News Chronicle el siguiente texto firmado por Bertrand Russell: "Tal vez la esencia del enfoque liberal de la vida podría resumirse en un nuevo decálogo, cuyo objetivo no es sustituir al antiguo, sino complementarlo. Los Diez Mandamientos que, como profesor, yo desearía promulgar son los siguientes:
  1. No te sientas absolutamente seguro de nada.

  2. No creas que merece la pena ocultar datos, ya que los datos, sin duda, saldrán a la luz.

  3. Nunca desaconsejes la reflexión, pues sin duda tendrás éxito.

  4. Cuando encuentres oposición, aunque sea por parte de tu cónyuge o de tus hijos, intenta vencerle mediante argumentos y no alegando autoridad, pues una victoria basada en la autoridad es falsa e ilusoria.

  5. No sientas respeto por la autoridad de otras personas, pues siempre pueden encontrarse autoridades opuestas.

  6. No utilices el poder para suprimir opiniones que consideres perniciosas, pues, si lo haces, las opiniones te suprimirán a ti.

  7. No temas defender una opinión excéntrica, pues todas las opiniones que hoy se aceptan fueron excéntricas en su día.

  8. Encuentra mayor satisfacción en el desacuerdo inteligente que en el acuerdo pasivo, pues, si valoras la inteligencia como debe hacerse, la primera postura indica mayor acuerdo que la segunda.

  9. Sé escrupuloso en decir la verdad, aunque tal verdad sea inconveniente, pues más inconveniente aún sería intentar ocultarla.

  10. No envidies a quienes viven en una situación de felicidad ilusoria, pues sólo un tonto pensará que eso es felicidad.

viernes, 2 de marzo de 2007

Longtemps, je me suis couché de bonne heure (4)

Aunados, mi boca naufragada en tu boca, condensado en tu aliento, es madrugada inversa en la tarde madura, es crepúsculo lento, oscurece, y una ternura granate como que quiere serenarse en el ocaso de tu vigilia, tu encanto sabe a agua, la realidad, el entorno, el día pasado es un hilo sentimental hecho ya un ovillo con el que juguetea el gato fiero, nocturno y sentimental (otra vez), una reviviscencia lejana y abstracta, ahora sólo siento la figuración palpitante de tu presencia deslizándose tranquila hacia el sueño, tu pulsión lentificándose, como diciendo bum ............bum................ bum ..................bum.
- Hoy -le digo-, Consuelo, te leeré el cuento con mi voz interior sonora, después de que te hayas dormido, cuando las hadas pueblen el teatro de tu conciencia ("acelerado aire era su sueño" -Alberti). El gato me escuchará mientras mira la luna gorda.


UN CUENTO DE HADAS, de Vladimir Nabokov.

Una notita.
Un artículo.

Una mariposa grande, de vuelo plano, negra y azulada con una franja blanca, describió un arco sobrenatural, suave se posó en la tierra húmeda, plegó las alas, y desapareció.
V. NABOKOV

En anteriores episodios (previously on Nicho's):

UNA ROSA PARA EMILIA, de William Faulkner.
MENOS ESCRÚPULOS, de Javier Marías.
LA PISCINA HUÉRFANA, de John Updike.