viernes, 21 de diciembre de 2007

Javier de Burgos, prohombre decimonónico.

Les deseo una feliz Navidad.
La pasaré en la provincia, ese lugar tan decimonónico, tan intelectual, tan francés.

Más.

miércoles, 19 de diciembre de 2007

Estas prosas judiciales tan cachondas

Exponente de esta tendencia recibida por nuestra jurisprudencia es la temprana sentencia del Tribunal Supremo de 28 de abril de 1964, que dice así: “La tesis que se rechaza de los llamados conceptos jurídicos indeterminados con los poderes discrecionales, perfectamente diferenciados en defensa de una más acabada garantía judicial por la técnica jurídica moderna, según la cual las facultades discrecionales se caracterizan por la pluralidad de soluciones justas posibles entre las que libremente puede escoger la Administración, según su propia iniciativa, por no estar comprendida dentro de la norma la solución concreta, mientras que el concepto jurídico indeterminado (ruina, precio justo, utilidad pública, etc.) es configurado por la Ley como un supuesto concreto, de tal forma que solamente se da una única solución justa en la aplicación del concepto a la circunstancia de hecho, como ocurre en el caso de actuación del Jurado de Expropiación que, como organismo encargado de aplicar el concepto indeterminado de “justo precio” a unos bienes expropiados, no es libre para decidir, a través de un proceso volitivo de discrecionalidad entre varios posibles justos precios, sino que, realizando un proceso de juicio o estimación, ha de atenerse necesariamente, sin libertad de decisión a las circunstancias y características reales que ha de calificar y al sentido jurídico preciso que la Ley ha asignado al concepto del “justo precio”, para determinar, a través de su valoración, no cualquier posible justo precio, sino el precio que, real y efectivamente, sea el verdadero y justo y, por ello, dicha función, al no admitir más que una solución adecuada y conforme a la norma, constituye un proceso de subsunción de la categoría de justo precio en el supuesto normal de aplicación del Derecho sometido sin traba alguna, por eso precisamente, a la función jurisdiccional encargada de velar por la recta aplicación de la Ley al mundo de los hechos.”

lunes, 17 de diciembre de 2007

domingo, 16 de diciembre de 2007

El regreso de Odiseo



ODISEO REGRESA A LA CASA DE SU PADRE (HOMERO, Odisea, XXIV, 226-234)

Solo, pues, en el rico viñedo encontrase a su padre
que acollaba una vid: una túnica sucia vestía
de mal ver, con zurcidos; en torno a las piernas llevaba
malas grebas de buey por miedo a rasguños y heridas
y en las manos golubas, reparo de espinos; cubríase
de un pellejo cabruno. El dolor le arreciaba en el alma.
Una vez que lo vio el divinal pacientísimo Ulises
de vejez consumido y tomado de pena, ocultose
bajo espeso peral y dejó que fluyese su llanto...

sábado, 15 de diciembre de 2007

Yo me llamo Juan O. Gualberto,
soy el peluquero de mí mismo, pero
no me concentro en nada, en esta época
me dedico al mantenimiento de piscinas
climatizadas. Nunca, por ahora, he visto ningún
muerto durmiendo bocabajo en mis mantenidas piscinas.

Aquí nadie se ha suicidado atiborrado
de tedio o de plateresco. Las barro, aspiro
la memoria de madrugada de su fondo azul,
echo el cloro, pesco los residuos y los plásticos
que flotan en su superficie, todos los días,
soy una persona constante.

Me llamo, joder, ya te lo dije, Juan Oto Gualberto,
tengo de tercer o cuarto apellido el de Bratz,
y el otro día soñé que había perdido la memoria,
salvo la memoria de leer.
Entonces me puse a leer como un descosido,
y mientras leía fui recordando, vagamente,
que había sido un criminal.
Un criminal de no sé qué en concreto,
pero un criminal.

viernes, 14 de diciembre de 2007

jueves, 13 de diciembre de 2007

A la busca de un final lírico (63)

Despedida

Al llegar aquí tiene uno una ligera sensación de melancolía. Se acaba una de mis tareas. Todo tiene que terminar; es el destino de lo humano. Todo acaba. Aquí terminan las "Memorias de un hombre de acción". Tengo que despedirme de mi personaje.
¡Adiós, señor de Avinareta, pariente, paisano y correligionario en liberalismo, en individualismo y en vida un tanto desastrada!
¡Adiós conspiraciones, intrigas, peligros y persecuciones!
¡Adiós aventuras más o menos misteriosas!
¡Adiós papeles, estampas y documentos! Ha perdido uno energía y paciencia para buscarlos. Las "Memorias de un hombre de acción", con su vida y milagros, han llegado al fin.
Ya no sólo termino la obra, sino que liquido lo que tengo de género de comercio que lleva por nombre novela histórica.
No pretende uno ser un Walter Scott, pero se liquida lo que hay, aunque sea poco. Pondré en mi establecimiento el aviso: "Se liquida todo lo existente".
Se ha hecho uno viejo y poco ágil de meollo. La imaginación, ¡qué capital más exiguo en la cabeza de los hombres!, se ha ido achicando y enmoheciendo. Esto no es un obstáculo para querer liquidar lo existente.
Hace tiempo que el autor va haciendo esta liquidación, y, como el barco desarbolado, va echando parte de la obra muerta al mar.
Se comprende al viejo Buda que en su país y en su tiempo, en donde se creía en la resurrección constante de las cosas y en la transmigración de las almas, ante esa escenografía pesada y repetida, dijera como un sabio verdadero: "Basta ya; es hora de dormir tranquilo, sin esperanzas y sin temores. Empieza a ser la hora del sueño".
Como último aleteo literario, me hubiera gustado escribir un epitafio elegante basándome en las virtudes cívicas y familiares de usted, don Eugenio; pero me temo que tanto usted como yo seamos poco epitáficos y que quizá usted no se distinguiera por esas virtudes.
¡Adiós, señor de Aviraneta! ¡Adiós, don Eugenio! Buenas noches.

Pío Baroja. Memorias de un hombre de acción.

miércoles, 12 de diciembre de 2007

Ana Bratz

martes, 11 de diciembre de 2007

Ana Bratz

lunes, 10 de diciembre de 2007

Santa Teresa en San Esteban (Salamanca)

Confesión:

“Procuraba confesar con brevedad, y a mi parecer, hacía de mi parte lo que podía tornar en Gracia. Estaba todo el año en no quitar de raíz las ocasiones, y en los confesores que me ayudaban poco”·(Vi. 5, 3)

Confesores:

“Gran daño hicieron a mi alma confesores poco letrados; siendo virtuosos y de santa costumbres mejor es que no tengan letras; porque ni ellos se fían de sí sin preguntar a quien las tenga buenas, ni yo me fiara. Confesores bien letrados nunca me engañaron” (Vi. 5, 3)

domingo, 9 de diciembre de 2007

Lúcido, escribiendo, con libros nuevos y obras en cartel, uno de los padres de la ciencia ficción, a los 87 años, confiesa desde un amor con Bo Derek hasta su visceral rechazo a la educación sistemática y su deseo de yacer en Marte. Optimista, el autor de las consagradas "Crónicas marcianas" no teme el desastre ecológico: dice que a lo sumo habrá que mudarse a otros planetas.

Continúa, si usted quiere, es sólo un ratito.

"Yo no traté de prever, sino de prevenir el futuro."

sábado, 8 de diciembre de 2007

Haiku carpetovetónico

admiro a las moscas:
su insistencia
en la murmuración del aire

jueves, 6 de diciembre de 2007

martes, 4 de diciembre de 2007

Ana Bratz

domingo, 2 de diciembre de 2007

El aire de Chanel

"Ofrezco unos contrastes que sólo me interesan a mí, y a los cuales no llego a acostumbrarme. Me considero una persona tímida y valiente a la vez, de lo más triste y alegre, detesto dar lástima, pero me gusta lamentarme, hacerme la víctima. Yo no soy violenta, lo son esos contrastes que chocan dentro de mi pequeña persona".e
"Sólo espero del mundo ingratitud. ¿La auténtica generosidad no consistirá acaso en conocer la ingratitud y aceptarla? Si me abandono, sé que la melancolía me espera con la boca abierta... Las personas aburridas son tóxicas, la bondad me molesta y la sensatez me desborda. Siempre que he hecho algo sensato me ha dado mala suerte. En resumen, esto es lo que soy. ¿Han entendido? Pues bien, también soy todo lo contrario".

Quested from Marilyn Monroe what it carried to sleep, the actress answered naively: "some drops of N° 5".


Y aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid:

sábado, 1 de diciembre de 2007

A la busca de un final lírico (61)

"Cómo admiran las gentes al genio una vez muerto." (Luis Cernuda)

También escribió esto:

PEREGRINO

¿Volver? Vuelva el que tenga,
Tras largos años, tras un largo viaje,
Cansancio del camino y la codicia
De su tierra, su casa, sus amigos,
Del amor que al regreso fiel le espere.

Mas, ¿tú? ¿Volver? Regresar no piensas,
Sino seguir libre adelante,
Disponible por siempre, mozo o viejo,
Sin hijo que te busque, como a Ulises,
Sin Ítaca que aguarde y sin Penélope.

Sigue, sigue adelante y no regreses,
Fiel hasta el fin del camino y tu vida,
No eches de menos un destino más fácil,
Tus pies sobre la tierra antes no hollada,
Tus ojos frente a lo antes nunca visto.