lunes, 7 de enero de 2008

La noche antes de volver de la ciudad de provincias a la capital (¿provinciana?) nos dimos un paseo nocturno bajo la lluvia. Había muy poca gente. Toda su belleza para nosotros solos.



1 comentario:

El pez dijo...

Salamanca nunca será provinciana, en todo caso universal, mi segundo hogar