miércoles, 7 de mayo de 2008

A la busca de un final lírico (95)

COMO NO SEA SUICIDIO...

PORQUE DE ENFERMEDAD NO PIENSO

MORIRME

Tan ricamente.

Julio Cerón

Telepatía que recibo ahora mismo de un lector, probablemente de Jaén por el acento:

- ¡Inocente, que te queda el accidente!


ANTE TODO ESTE FOLLÓN DE LA VIDA Y DE LA MUERTE

No hay consuelo que valga.

Julio Cerón

Saciar los grandes deseos no conduce a nada. El absurdo general sin sentido sólo lo alivian los modestos placeres. Rascarte, dar la vuelta a la almohada y el recuerdo de acercarte a la chimenea viniendo del bosque frío. La enfermera que llega con el vaso de glucosa, quitarte lo negro de las uñas con un palito de cedro, un hilo de luz.


PREFIERO LA OTRA, POR ESPAÑOLA

Si no nos diera tanto miedo la muerte, no nos gustaría tanto la primavera.

Personalmente prefiero la otra versión: si no nos diera tanto miedo la primavera, no nos gustaría tanto la muerte.

Julio Cerón

2 comentarios:

Neander dijo...

qué peaso de clarividente, no?

El pez dijo...

de lo mejor del XX es este hombre.