miércoles, 18 de junio de 2008

A la busca de un final lírico (102)

Rentas constantes, perpetuas y pospagables.

Su valor puede obtenerse directamente si nos basamos en su propio concepto:
"El perceptor de una renta perpetua, una vez fijado el tipo de interés anual, i, estará dispuesto a ceder su derecho siempre que perciba la cantidad necesaria para obtener la referida renta anual. Si llamamos C a esta cantidad y suponemos la renta de 1 peseta (perdón, de 1 €), tendremos:

C . i = 1 €; C= 1 €/i

Ejemplo:

El señor Nichodades tiene derecho a cobrar por razón de determinada disposición testamentaria (de su tía abuela madame de Germantes, longeva y alta, los dedos de sus manos parecían las patas de una araña, siempre llevaba las uñas pintadas y los labios pintados y unos pendientes antiquísimos colgados de sus arrugadas orejas, se fumaba una cajetilla diaria de winston, y leía continuamente con su vetusta mirada las obras completas de Valle-Inclán) 120.000 € anuales que le ha de pagar el heredero de una finca (el nieto de su tía abuela, Marcelo García de Germantes, ingeniero non nato de caminos, canales y puertos, hombre altísimo, algo destartalado de huesos, los dedos de sus manos parecen las patas de un centollo, viste siempre con algo verde y con otro algo pardo, no es miope pero lo parece, tiene bastante facilidad retórica). Como quiere liberarse de semejante carga, le propone al señor Nichodades, después de pagarle la cantidad correspondiente al presente año, el abono de la cantidad que resulte computando intereses al 6%.
Aceptada la propuesta, determinar la cantidad que deberá entregarse al señor N. para liberar la operación.

Solución:

Se trata de una renta perpetua de 120.000 € anuales, pospagable, que al 6% tendrá el siguiente valor actual (V):

V= 120.000:0,06= 2.000.000 €

Comentario: obviamente, si el tipo de interés pactado hubiese sido del 3%, el señor Nichodades hubiera estrechado las manos del señor García de Germantes con muchísimo más entusiasmo:

V= 120.000: 0,03= 4.000.000 €

(Comentario empalagoso-moralinoso: si queremos que baje el precio de los pisos, lo más seguro es que suba el euribor, y viceversa).

2 comentarios:

Neander dijo...

T.A.E. p'acá un fideicomiso de la renta esa, que yo soy también coadyuvante en la confiscación monetarista, macho

y los Germantes estos, no serán los Guermantes de toa la vida?

El pez dijo...

jajajaja, me meo

deja ya esos estudios y ponte a escribir