sábado, 22 de noviembre de 2008

GÁRGOLAS

Nôtre-Dame

Peñaranda de Duero

1 comentario:

Estupor dijo...

Hay una quietud parecida.